Castellón prevé dejar de desviar las basuras a Xixona a partir de octubre

La puesta en marcha de la planta de Benicarló y de una gran red de ecoparques evitará la trasferencia a Alicante desde la zona norte

A. MARTÍCASTELLÓN.
La reunión, celebrada en Benicarló, estuvo presidida por el alcalde de la ciudad, Marcelino Domingo. ::
                             LP/
La reunión, celebrada en Benicarló, estuvo presidida por el alcalde de la ciudad, Marcelino Domingo. :: LP

Parece que a partir del mes de octubre la provincia de Castellón zanjará el conflicto que hasta ahora tenía con la localidad alicantina de Xixona puesto que, tal y como anunciaba el diputado provincial de Sostenibilidad, Vicent Aparici, será entonces cuando entre en funcionamiento el vertedero y la planta de tratamiento de Benicarló, que podrá asumir lo que hasta ahora se estaba transfiriendo a la planta de Piedra Negra, con el consecuente conflicto que hubo entre las provincias.

Sin embargo, Vicent Aparici recordaba ayer que «se ha tratado de una polémica interesada por parte de algunos» puesto que el norte de la provincia «sólo ha desviado de forma provisional un 10% de sus residuos». Tras el cierre del vertedero de Vilafranca y el retraso en Cervera, se ha optado por una planta de tratamientos provisional en Benicarló para los 49 municipios del norte de la provincia.

«Lo importante es -según señalaba Aparici- que la provincia de Castellón será la primera en completar los planes zonales de residuos», explicaba.

Ayer, el vicepresidente tercero y diputado de Sostenibilidad participó en la reunión del consorcio de la Zona 1, que integra a estos 49 municipios del norte de la provincia, en el Ayuntamiento de Benicarló.

En el encuentro se aprobó el pliego de condiciones para la instalación de una red de ecoparques, lo que va a permitir que se constituya antes de final de año. En función de la población incluida en cada área se construiría un determinado tipo de ecoparque, cuya superficie y número de contenedores quedan establecidos en la norma técnica incluida en el PIR.

Los cerca de 90 ecoparques previstos en toda la provincia gestionarán, una vez ejecutados, más de 9.000 metros cúbicos de residuos urbanos. En cantidades absolutas --entre escombros, voluminosos, electrónicos o vidrio, entre otros-, la red de depósitos deberá estar preparada para recibir al menos 16.000 toneladas anuales.

La puesta en marcha de estas instalaciones que centralizan la recogida selectiva de papel, cartón, baterías o fluorescentes depende de la puesta en marcha de los planes zonales. El PIR10 establece 37 ecoparques para la zona norte, otros 37 en la zona norte y 17 ecoparques más para la zona sur de la provincia.

Vicent Aparici manifestaba que «todo parece indicar que en octubre podríamos tener en funcionamiento la planta de tratamiento y el vertedero, lo cual, unido a los ecoparques nos permitiría tener todas las instalaciones en marcha. Estamos muy satisfechos por la excepcional acogida e implicación de la práctica totalidad de los municipios de la provincia a este tipo de instalaciones, que tanto hacen por el medio ambiente. Una respuesta masiva que demuestra el acierto de las políticas de residuos que se están impulsando desde la Diputación», dijo el responsable de Sostenibilidad.