Compromís rompe el consenso y el PP lo castiga sin un puesto en el CVC

El PSPV retira a uno de sus candidatos en el último minuto al ser inelegible por su condición de alcalde

MARTA HORTELANOVALENCIA.
Reunión. Los síndics del PP y PSPV acuerdan con los miembros de la Mesa la manera de continuar con la votación del CVC en el pleno de ayer. ::                             EFE/KAÏ FOSTERLING/
Reunión. Los síndics del PP y PSPV acuerdan con los miembros de la Mesa la manera de continuar con la votación del CVC en el pleno de ayer. :: EFE/KAÏ FOSTERLING

Los buenos pilotos son aquellos que saben calcular la frenada en las curvas, sin disminuir la velocidad para las rectas. Si en una de esas curvas se pasan de fitipaldis o pecan de cautelosos con el freno, adiós a la carrera. Eso le pasó ayer a Compromís con la votación de las listas consesuadas de consejeros que se votaron en el pleno de Les Corts. Se pasaron de frenada.

Los cuatro grupos parlamentarios son los encargados de proponer los nombres de quienes formarán parte de la Academia Valenciana de la Lengua (AVL), Consejo Jurídico Consultivo (CJC), Consejo Valenciano de Cultura (CVC) y de RTVV y RTVE. Llegaron a un acuerdo el pasado lunes, y rubricaron el consenso en la junta de portavoces. En ese momento, el portavoz de Compromís pidió a la Cámara un informe de los servicios jurídicos para comprobar que los currículums de los elegibles les daban tal condición. La Mesa le respondió con un no, al considerar que las firmas de cada grupo parlamentario ya avalaban el nombre de cada candidato. Morera firmó el acuerdo. Hasta aquí todos contentos. Durante la semana se ha especulado con el sentido del voto de la coalición en el pleno que se celebró ayer. De hecho, el día anterior, el propio Morera ya dejó claro que, a pesar de que tenían la sospecha de que algunos candidatos no eran elegibles y el pleno habría de repetirse, su grupo respetaría la votación. Algo debió pasar en la mañana de ayer para que un pleno de mero trámite se convirtiera en poco más que un circo.

Los problemas llegaron porque Compromís decidió no votar a ningún otro miembro de los consejos que no fuera los que ellos proponían. Su veto no obstaculiza la renovación porque sólo tienen seis votos de los 99 posibles. La gota que colmó el vaso llegó con la designación de los consejos de las televisiones valenciana y española. Ahí, los más votados fueron Rafael Xambó y Mónica Oltra, con 98 votos cada uno (Milagrosa Martínez, del PP, no acudió). El resto fueron elegidos por 92 votos. El PP entendió el gesto como la ruptura del consenso que los cuatro grupos habían alcanzado para votar de manera conjunta las seis listas que contenían los nombres de los representantes propuestos por cada partido. Y la venganza se sirvió en plato frío. El orden de los puntos del día del pleno de ayer no era baladí. El PP había dejado el CVC para el final de la votación como comodín en caso de renuncio. Y así fue, los populares aprovecharon la salida de tono de Compromís y dejaron sin votar al candidato que había propuesto la formación, el escritor Joan Francesc Mira.

Cada nombre de las listas necesita ser ratificado por una mayoría de dos tercios de la Cámara. O lo que es lo mismo, sufragada por 66 votos. El PP, que tiene 55 diputados (54 ayer), no lo tuvo complicado para castigar a Compromís. Los populares movieron hilos para que el PSPV hiciera lo mismo, al ver en la acción de la coalición la ruptura del compromiso que adquirieron al firmar la propuesta de candidatos. Los socialistas prefirieron votar la lista completa, con el nombre de Compromís, para que nadie les pudiera achacar que ellos no respetaron la unidad. De hecho, ayer Alarte se congratulaba de haber conseguido pactar con los otros tres partidos los nombres de los consejeros en el tiempo marcado por el reglamento. Hay que recordar que la elección del síndic de greuges o la de Leire Pajín como senadora, la pasada legislatura, llevaron a la Cámara a vivir momentos de bloqueo institucional.

La portavoz adjunta de Compromís, Mónica Oltra, protestó por la jugada y pidió la anulación de la votación porque, en su interpretación del reglamento, las papeletas (con el nombre de Mira excluido) eran nulas. Pidió que no se destruyeran los papeles.

El PSPV cuela a un alcalde

Precisamente las papeletas de las que hablaba Oltra eran las mismas que se habían tenido que enmendar por el error de bulto que había cometido el PSPV con uno de sus candidatos al CVC. En concreto, con el alcade de Suera, José Martí. El PSPV coló al alcalde en la lista, a pesar de que según el reglamento del CVC es inelegible cualquier cargo público que ocupa un puesto de dirección en un partido. Lo cierto es que ayer, ya dentro del hemiciclo, el propio Alarte, avisado del error, comenzó una negociación a contrarreloj para suspender la votación que afectaba a ese Consejo. Los grupos le dieron otra alternativa. Eliminar ese nombre de la lista y designar a su consejero en otro momento. Y así se hizo. Marí retiró su nombre de la lista porque no cumplía con el criterio de elegibilidad, que pide que los candidatos cumplan todas las condiciones antes de ser nombrados. Lo curioso es que nadie en el PSPV se había percatado del problema hasta ayer. Por momentos, pareció que los socialistas no sabían ni a quién había propuesto para el puesto. Alarte se excusó diciendo que los servicios jurídicos de la Cámara tenían los currículums de todos los miembros desde el lunes y no había detectado ninguna irregularidad. Lo que se llama repartir la culpa.

El caso es que tras el pleno de ayer, Compromís puede ver en apuros la secretaría del consejo de RTVE que podrían haber tenido.Además, el PSPV deberá aportar un nuevo nombre para el CVC y buscar al sustituto de Mira. Los nombres se votarán en un nuevo pleno.