Los montes valencianos tendrán por primera vez vigilancia nocturna

Más de 11.000 efectivos participarán en tareas de prevención y extinción de incendios durante el verano

J. B.VALENCIA.

Los tres aviones que durante el día vigilan los montes valencianos tendrán un nuevo aliado en la campaña de prevención de incendios forestales que se inicia con la llegada del verano. Se trata del helicóptero Jaume I de la Policía de la Generalitat, al que se le ha buscado una nueva aplicación, ya que también participa en los dispositivos organizados para frenar los robos en urbanizaciones.

Según explicó ayer el conseller de Gobernación Serafín Castellano durante la presentación del Plan estival de prevención y extinción de incendios, su objetivo será facilitar, por primera vez, la detección de conatos en horario nocturno, periodo donde existe una menor vigilancia, de manera que se pueda actuar con mayor efectividad. Hay que tener en cuenta que si se ataca un fuego en sus primeras etapas se reduce al máximo su afección, y por extensión, sus consecuencias medioambientales. Además, estos protagonizan la mayoría de las incidencias que se producen a lo largo del año. En 2010, de los 339 incendios registrados, el 82,9% -281- fueron conatos, un dato que también pone de relieve el buen trabajo de las brigadas forestales.

Otra de las novedades de este año es que la campaña se inicia con la Ley de Emergencias en vigor, de manera «que se aplicará la repercusión de costes para la persona que cause un incendio o movilice recursos de forma negligente». Es decir, la imprudencia también se pagará cara a nivel económico.

Castellano acudió ayer a un simulacro organizado en Siete Aguas donde se dieron al conocer todos los datos relacionados con la campaña de verano. En total, participarán 11.700 efectivos, tanto en extinción como en prevención. Respecto a la primera, el dispositivo está integrado por 13 aviones y diez helicópteros (seis de ellos con personal helitransportado), 43 Brigadas de Emergencia de la Generalitat, 40 autobombas y 76 agentes de la Policía de la Generalitat. En cuanto a prevención, 121 unidades velarán por la integridad de los bosques, que dispondrán de una red de 69 observatorios forestales y 200 puntos de vigilancia.

El plan se completa con más de mil vehículos, con voluntarios medioambientales y de Protección Civil, técnicos de prevención y gestión de emergencias y con los consorcios provinciales y cuerpos municipales. «Todos ellos en alerta día y noche para vigilar y proteger el amplio territorio forestal de la Comunitat», dijo Castellano.

Además, durante la campaña estival se pondrá a prueba un novedoso terminal que permitirá aplicar las nuevas tecnologías para mejorar la seguridad y ganar en eficacia. Por ejemplo, permitirá mantener a personas y vehículos perfectamente localizados y guiarlos de forma rápida hacia la zona a actuar a través de un GPS.

Recortes e inversión

Respecto a los recortes en el número de brigadas de emergencia denunciados por los sindicatos, fuentes de la Conselleria confirmaron que sí se ha reducido la plantilla de refuerzo en verano, «aunque se mantendrá la cobertura sobre todo el territorio, garantizando en todo momento la seguridad». Ayer, Castellano hablaba de que se han estudiado «líneas de ahorro con el fin de optimizar los recursos», antes de destacar que el esfuerzo inversor de este año contra los incendios supera los cien millones de euros.