Los familiares de la anciana estudian impugnar el testamento de Vall d'Alba

La oposición niega la vinculación familiar entre la finada y el alcalde y creen que no es ético aceptar una donación millonaria

ALEJANDRO MARTÍCASTELLÓN.
Francisco Martínez conversa con un monje budista del templo de la localidad. ::
                             LP/
Francisco Martínez conversa con un monje budista del templo de la localidad. :: LP

Más leña al fuego de la polémica herencia que una vecina ha dejado al alcalde de Vall d'Alba, el popular Francisco Martínez. Ayer, el portavoz del Partido Socialista del municipio, Fernando Grande, desmentía «tajantemente» que el alcalde y esta vecina, Teresa Martínez Miravet, sean familia. Según el grupo municipal socialista, «el apellido coincide como puede coincidir el mío con un señor de Cuenca». Y es que el alcalde de la ciudad reconocía en conversación con este periódico que sí tenía una relación familiar con la difunta que le ha dejado, según la revista 'Interviú' una herencia que incluye 18 solares, una masía de 700 metros cuadrados y dos terrenos: uno en Valencia frente al hospital de la Fe y otro en Castellón.

La polémica se avivó ayer ya que, al parecer, los familiares de la mujer han consultado con sus abogados la posibilidad de impugnar el testamento puesto que, Teresa Martínez, conocida como 'tía Tereseta', habría dejado al alcalde como único heredero. La mujer era viuda y no tenía hijos ni hermanos, salvo primos. En el pueblo (Vall d'Alba tiene un censo de cerca de 3.000 personas) se asegura que esta mujer vivió sus últimos momentos de forma cercana a unos primos, que justamente vivían en la casa de al lado a la que ahora ha heredado el alcalde, presuntamente.

Ayer, el presidente en funciones de la Diputación, Carlos Fabra, aseguró que la información elaborada por el semanario era una «difamación». Por su parte, el alcalde del municipio aseguraba ayer que, «los medios tenéis que comprender que lo de la herencia pertenece a la esfera de lo personal, de mi vida privada», dijo Martínez. Asimismo, el alcalde recordó de manera muy emotiva a la vecina que ahora le habría nombrado heredero.

El portavoz de los socialistas de la localidad, Fernando Grande, manifestaba que «nosotros no entramos a valorar la vida privada de nadie pero, después de la polémica que ha suscitado su jefe, Francisco Camps, aceptando trajes de regalo, debería saber que no es lo más ético del mundo aceptar una herencia millonaria, pero cada uno tiene un nivel de ética», dijo Grande. «Má teniendo en cuenta que la herencia se la da por ser alcalde, no por ser familiar».

Los socialistas han denunciado en varias ocasiones situaciones parecidas ya que, en 2007 se hacían eco de varias donaciones que al parecer mujeres mayores de la localidad hicieron al alcalde.

El caso de Teresa Martínez ya estaba entre estas presuntas donaciones a Martínez, que también es vicepresidente primero de la Diputación de Castellón. El alcalde de este municipio de la Plana Alta reconocía que «Teresa ha hecho donaciones de terrenos para el bien común de los vecinos». De hecho recordaba que se ha construido una iglesia cerca de donde ella vivía. También dio terrenos para un vial, para unas viviendas tuteladas y una residencia de la tercera edad, tal y como reconocía Francisco Martínez, «detrás de esto se esconde una mujer que sólo quiso beneficiar a sus vecinos».

Fotos

Vídeos