Un incendio causa tres heridos y obliga a desalojar nueve empresas en Paterna

Un trabajador sufrió quemaduras y otro resultó intoxicado de humo cuando intentaban sofocar el fuego en una caldera

J. MARTÍNEZVALENCIA.
La columna de humo, ayer, en el polígono industrial. ::                             VICENT VALENTIA/
La columna de humo, ayer, en el polígono industrial. :: VICENT VALENTIA

Tres trabajadores resultaron heridos ayer en un incendio industrial que obligó a desalojar a los empleados de nueve empresas del polígono industrial Fuente del Jarro en Paterna. Una de las víctimas sufrió quemaduras antes de que llegaran los bomberos y fue trasladada con urgencia al un hospital de Valencia.

El fuego se declaró sobre las 12 horas en una caldera que contenía aceite en la empresa confitera Damel, que se encuentra situada en el número 20 de la calle Ciudad de Barcelona. Tras recibir el aviso del incendio, el Centro de Coordinación de Emergencias movilizó a la Policía Local, Policía Nacional y los bomberos de los parques de l'Eliana y Paterna.

Un vigilante del polígono industrial llamó también al teléfono de emergencias 112 al detectar la columna de humo, que era visible desde varios kilómetros de distancia. Los bomberos finalizaron las labores de extinción del incendio a las 15.30 horas, según informaron fuentes policiales.

El trabajador de la empresa Damel que sufrió quemaduras fue trasladado al Hospital Clínico de Valencia. Otro empleado de la fábrica resultó intoxicado por inhalación de humo, y un tercer operario sufrió un corte en el brazo al romper un cristal. Los tres hombres resultaron heridos cuando intentaban sofocar el incendio antes de que llegaran los bomberos.

La caldera se quemó completamente tras prender el aceite por el calentamiento. Las llamas también afectaron a uno de los muros de la nave, que se llenó de humo en pocos minutos. Por ello, los bomberos tuvieron que utilizar equipos de respiración para atacar el fuego.

Las ocho fábricas que se encuentran situadas junto a la empresa siniestrada fueron también desalojadas por precaución, aunque ninguna persona más sufrió heridas. Así, unos 200 trabajadores abandonaron las naves mientras los vigilantes del polígono y los policías colaboraban con los bomberos.