El policía imputado por el robo de cuatro toneladas de marihuana se reincorpora

El inspector disfruta de la libertad provisional tras pagar una fianza de 10.000 euros, pero ha perdido la confianza de sus mandos

JAVIER MARTÍNEZ JMARTINEZ@LASPROVINCIAS.ESVALENCIA.
Una policía mira unas imágenes grabadas en el puerto. ::                             JAVIER PEIRÓ/
Una policía mira unas imágenes grabadas en el puerto. :: JAVIER PEIRÓ

El inspector de la Policía Portuaria encarcelado por un delito de narcotráfico, Jorge T. T., ha dejado ya de ser un preso y disfruta de la libertad provisional tras pagar una fianza de 10.000 euros. El juez que instruye el caso considera que no existe riesgo de fuga ni de destrucción de pruebas.

La medida judicial sorprendió la semana pasada a la plantilla de la Policía Portuaria de Valencia, cuyos agentes colaboran con la Guardia Civil y la Policía Nacional en operaciones antidroga. Fuentes del Ministerio de Fomento afirmaron ayer que no pueden prohibir la vuelta de Jorge T. T. a su puesto de trabajo mientras no se dicte un auto judicial en este sentido.

El inspector fue detenido el 8 de marzo por su presunta implicación en el robo de cuatro toneladas de marihuana. El sospechoso participó en las labores de custodia del alijo en las noches previas a la desaparición de la droga. La marihuana sustraída formaba parte de un alijo de 6.500 kilos que fue intervenido el pasado 10 de enero en una operación de la Agencia Tributaria.

Una banda organizada perpetró el robo en la madrugada del 9 de febrero en un almacén donde no había cámaras de vigilancia. Al parecer, los miembros del grupo delictivo sabían muy bien que la nave carecía de medidas de seguridad, por lo que planearon la sustracción de la droga.

Pero la cámara de un barco atracado en las inmediaciones grabó una furgoneta sospechosa en la puerta del almacén. El análisis de estas imágenes fue una de las pistas que siguieron los agentes antidroga para identificar a los posibles autores del robo.

Tras obtener varias pruebas que relacionaban a Jorge T. con la red delictiva, agentes del Equipo Contra la Delincuencia Organizada y Antidroga (EDOA) de la Guardia Civil de Valencia detuvieron al sospechoso. Dos días después, el policía acabó con sus huesos en una celda de la prisión de Picassent. El juez le imputó los delitos de narcotráfico y robo con fuerza.

El inspector fue ingresado en un módulo con presos de confianza para evitar posibles agresiones. Días después, la Dirección General de Instituciones Penitenciarias autorizó su traslado a la cárcel de Albocàsser, donde compartió celda con otros funcionarios policiales.

Después de pagar la fianza, Jorge T. solicitó su reincorporación a la plantilla de Sagunto pese a que ha perdido la confianza de sus compañeros y mandos. Un portavoz de la Autoridad Portuaria de Valencia manifestó que la normativa laboral vigente contempla la readmisión de trabajadores imputados a la espera de la resolución judicial.