La 'Spanish mafia'

Los top Jon Kortajarena, Andrés Velencoso y Oriol Elcacho imponen su ley en las pasarelas internacionales

Por la izquierda, Jon Kortajarena, Andrés Velencoso y Oriol Elcacho. ::                             EFE/
Por la izquierda, Jon Kortajarena, Andrés Velencoso y Oriol Elcacho. :: EFE

Que grandes 'lobbys' manejan los hilos de la moda es algo sabido. Mandan los gerifaltes Bernard Arnault, presidente del líder mundial del lujo LVMH, y François-Henri Pinault, que rivalizan por coleccionar el mayor número de marcas exclusivas. Pocas firmas escapan a su control en una industria tan atomizada. Después están los diseñadores, a los que sus jefes les permiten casi todos los caprichos y extienden multimillonarios cheques mientras resultan rentables. Les ríen las gracias hasta que se desmadran y los despiden, como sucedió recientemente con Galliano de Dior, por sus problemas de alcoholismo y sus declaraciones racistas y antisemitas.

Y luego brillan las modelos y, cada vez más, los modelos. Nadie se imagina este mundo sin los desfiles femeninos. Para Gael Marie, director de Elite España, una de las agencias más importantes del mundo, la industria del diseño está hecha «por y para la mujer. El hombre no deja de ser un figurante».

Pero cada vez menos. Jamás los modelos masculinos habían alcanzado la relevancia actual. El poder de Jon Kortajarena, Oriol Elcacho y Andrés Velencoso es impresionante y su proyección internacional, lejos de atenuarse, sigue creciendo. Nunca tres españoles habían acaparado tanta influencia en la moda de hombre. Imagínense las prendas de cualquier diseñador y no las concebirán si no es descansando sobre sus cuerpos. En Nueva York ya se les conoce como la 'Spanish Mafia'. El caso del bilbaíno Kortajarena es revelador. El diseñador tejano Tom Ford reservó un papel a su ojito derecho en su estreno como director cinematográfico en 'A single man'. «La cámara ama a Jon y él es natural», confiesa Ford. El modisto que rescató a Gucci de la decadencia bebe los vientos por Kortajarena, que considera la humildad como uno de sus valores más importantes. Claro que el físico también importa, subraya, pero chicos «guapos y con carisma» se encuentran a patadas. «Hay tantos que sólo puedes llegar adonde te propongas si te respetas a ti mismo y a los demás».

«La mejor cantera»

La directora de moda de 'Vogue', Belén Antolín, no considera nada peligrosa a esta 'banda de mafiosos' y le augura aún enormes posibilidades, pese a que tanto Oriol como Velencoso han traspasado la treintena. Afortunadamente, la pasarela da más carrete a los maniquíes maduros que a las modelos veteranas. Velencoso está convencido de que, a partir de los treinta, se les abre «un nuevo mercado. Los hombres, cuantos más años tenemos, más favorecidos estamos». Antolín compara el triunfo de estos 'top' con la hegemonía del Barça. Asegura que «España ha formado una buena cantera de modelos». A diferencia de los actores hispanos que tratan de hacer carrera en Estados Unidos y rápidamente se les encasilla en el papel de 'latinos', este trío ha desmontado todos los tópicos para convertirse en los favoritos de los modistos más importantes. Oriol Elcacho ha sido durante casi una década imagen exclusiva de Ralph Lauren, a Kortajarena se lo rifan Cavalli, Versace y Dolce&Gabbana, y Velencoso tiene una agenda de lo más cargada. En los próximos meses veremos su cara empapelada por todas las ciudades. Protagonizará las campañas de H&M, Gap y la fragancia de Chanel Aullure.

Para la modelo Nieves Álvarez, el éxito de este grupo radica precisamente en su versatilidad. Ninguno de estos tres pura sangre de las pasarelas puede obviar su perfil mediterráneo. Sus rasgos les delatan. Sin embargo, según Álvarez, son mucho más que eso. Oriol, por ejemplo, «podría pasar perfectamente por el típico lord inglés, con mucha clase». Es verdad que este barcelonés de 31 años ha cultivado el estilo desde niño. Jugaba al fútbol con mocasines y al baloncesto con camisas. Además, siempre se miró en el espejo de su padre, un hombre del que dice que heredó su gusto por el buen vestir y por llevar impecables en todo momento los zapatos. Dicen sus amigos que nunca perdía el estilo. «Ya de niño me gustaban las americanas», recuerda. Así que parece haber estado entrenando toda la vida para ejercer de guapo, aunque su sueño era jugar en la NBA.

Jon Kortajarena, a juicio de Nieves Álvarez, destaca por «ese físico latino con un punto canalla» y para Velencoso no tiene palabras. «Es lo más. Es un hombre ancho, grande, sencillo y un caballero». Si la vida es en ocasiones un golpe de suerte, a él le cayó de lleno cuando Jennifer Lopez cabalgó sobre sus espaldas, en 2003, para una campaña de Louis Vuitton. Fue su lanzamiento a la fama. La actual pareja de Kylie Minogue reconoce que todo lo que le ha llegado después se lo debe a ese anuncio. «Me puso nombre y rostro».

Un culo estupendo

A él y a sus colegas, incluido Kortajarena, que de pequeño soñaba con ser «pintor de paredes, astronauta, bombero y cajero de supermercado» y ahora farda de buen culo. Es curiosa la obsesión de los fotógrafos por captar las nalgas de este modelo que no pasa más de una semana en un mismo lugar y que se refugia en Lanzarote cada vez que desea escapar de los objetivos. «De momento, tengo un culo estupendo para enseñarlo cuando me plazca».

Y un futuro esplendoroso. Según Velencoso, su compañero ha nacido «para ser una estrella». De Oriol Elcacho, que se estrenó posando para un catálogo de bañadores enroscado con una serpiente de cuatro metros, dice que es el hombre que mejor lleva las corbatas. Estos tipos parecen unidos por lazos de sangre. «Jon es como mi hermano pequeño», argumenta Andrés. «Sorprende que nos llevemos bien pero esa camaradería se puede palpar», admite Oriol. Como en las mejores familias... mafiosas.