El 68% de los valencianos apoyan una única enseñanza en castellano, valenciano e inglés

Los jóvenes de la Comunitat son los mayores partidarios de una educación equilibrada entre los tres idiomas Una encuesta para LAS PROVINCIAS respalda la apuesta por el trilingüismo

ELENA BARDISA EBARDISA@LASPROVINCIAS.ESVALENCIA.

Los valencianos lo tienen muy claro. El 68,7% se muestra a favor de cambiar el actual sistema educativo -en castellano y valenciano- que rige en la Comunitat por otro que incluya, además de las dos lenguas cooficiales, el inglés.

Este modelo trilingüe es la apuesta que siempre ha hecho el gobierno de la Generalitat y según ha reconocido en numerosas ocasiones el conseller de Educación, Alejandro Font de Mora, es el «ideal» en el mundo moderno pues permite a los alumnos concluir la etapa de educación obligatoria con competencias en las tres lenguas.

Casi siete de cada diez encuestados en el sondeo realizado por la empresa Ikerfel para LAS PROVINCIAS y el resto de las cabeceras de Vocento coinciden con ese planteamiento.

Únicamente un 7,9% se muestra totalmente en desacuerdo, mientras que un 10,1% dice estar bastante en desacuerdo, un 11,6% ni de acuerdo ni en desacuerdo y un 1,7% no sabe o no contesta.

Si analizamos la encuesta por tramos de edad, llama la atención que son los más jóvenes -entre 18 y 24 años- los que se muestran más a favor de estudiar en castellano, valenciano e inglés, con un 79,1%.

Precisamente es este sector de población uno de los que más sufre el lastre que supone el déficit de dominar un idioma extranjero. Están en un momento en el que comienza su inserción en el mercado laboral y lo que se encuentran es un panorama de empleo muy desalentador, marcado por las hondas cicatrices causadas por la feroz crisis económica, con cada vez mayores exigencias por parte de los empleadores y en el que, a pesar de poseer una buena formación académica, herramientas como el dominio de idiomas extranjeros son a veces las que inclinan la balanza a favor de un candidato u otro.

Conforme aumenta la edad de los encuestados el porcentaje de los que se muestran a favor sigue siendo elevado, aunque disminuye ligeramente. Así en el grupo comprendido entre los 25 y los 34 años el 70,7% muestra su acuerdo con el modelo trilingüe; un 68,5% en el caso de 35 a 44 años; 70,9% en el tramo de encuestados de entre 45 a 54 años; 65,6% para los de 55 a 64; y un 61,5% entre los de más de 64 años.

Tampoco existen grandes diferencias por razón de sexo. Hombres y mujeres muestran similar aceptación por la enseñanza en castellano, valenciano e inglés. Un 68,3% de los varones se muestra a favor y un 69% en el caso de las féminas.

Tres fuerzas en equilibrio

La base sobre la que descansa este sistema de educación la componen tres ejes en equilibrio. Contempla que un tercio de la enseñanza se imparta en cada una de las tres lenguas - las dos cooficiales y una extranjera, preferentemente el inglés-.

Para Font de Mora, además de equilibrado, garantiza la libertad de los padres y el respeto a todas las opciones. Por contra, el actual -con varias líneas, unas preferentemente en castellano y otras en valenciano- resulta difícil de manejar y caro. Amén de que no acaba con los desequilibrios en la elección de centro pues es complicado satisfacer los deseos de todas las familias.

Sin embargo esa opinión no todos la comparten. El anuncio de implantar un modelo trilingüe en la Comunitat -del que LAS PROVINCIAS ha informado a lo largo de estos meses- fue recibido con una tromba de opiniones desiguales. Entre las sectores más detractores se apuntaron críticas como su inviabilidad por la falta de docentes capacitados para impartir materias en inglés.

El propio conseller de educación reconoció la necesidad de aumentar la capacitación del profesorado en este idioma. Por eso el pasado noviembre, al alimón con su homólogo en la Xunta de Galicia -donde este curso ya ha funcionado el modelo- reclamó al Gobierno de Rodríguez Zapatero que elimine las trabas para que las comunidades autónomas puedan exigir al profesorado esa formación, ya que ese cambio normativo es necesario para garantizar que los docentes accedan debidamente preparados al modelo plurilingüe.

Pero las censuras que ha recibido no acaban ahí, pues quienes no apoyan la iniciativa afirman que lo que se necesita es una defensa más firme del valenciano antes que fomentar el trilingüismo.

Pero mientras ese trilingüismo recorre el camino para ser una realidad en las aulas valencianas, la Conselleria de Educación ha ido dando un paso detrás de otro. Para el próximo curso, se premiará con ayudas a los centros que se conviertan en trilingües. Para ello se creará una red de centros plurilingües cuyos miembros deberán impartir al menos un área, materia o módulo no lingüístico en un idioma extranjero, preferentemente inglés. Se tendrá en cuenta esa condición en la asignación económica correspondiente a los gastos de funcionamiento además de otras ventajas.

Este es uno de los iniciativas previas a la implantación definitiva del modelo trilingüe, que ya funciona en Galicia, autonomía que es el espejo en el que la Comunitat Valenciana se mira para ver qué dificultades y problemas ha tenido allí su implantación y valorar cómo se puede trasladar la experiencia a las aulas valencianas.

Allí los alumnos reciben un tercio de las horas lectivas en gallego, otro en castellano y otro en inglés, para que de manera «progresiva y voluntaria» -como refleja el decreto sobre plurilingüismo aprobado por el gobierno gallego en mayo del año pasado- vaya quedando implantado el modelo plurilingüe.

También se tiene en cuenta la participación y colaboración de las familias. De hecho en Educación Infantil el profesorado utiliza la lengua que sea predominante en el alumnado de acuerdo a los resultados de una consulta en la que participan los padres a comienzo del curso. También se atiende a que los niños adquieran conocimiento en la otra lengua oficial.

En el caso de Primaria, y tras el consenso alcanzado con las diferentes entidades sociales y políticas, el gobierno de Galicia propuso que se impartiera en la lengua gallega la materia de Conocimiento del Medio y en castellano la de Matemáticas. En Secundaria, el gallego es la lengua vehicular para las asignaturas de Ciencias Sociales, Geografía e Historia; Ciencias de la Naturaleza y Biología y Geología; mientras que Matemáticas, Tecnologías y Física y Química se imparten en castellano.

Tanto en un nivel educativo como en el otro, cada centro decide en qué lengua imparte el resto de materias, pero siempre garantizando que se distribuyen en el mismo porcentaje de horas. Esta elección se realiza cada cuatro años.