El «spa fácil» ideado por un vecino de Xàbia es elegido invento del año

La invención de Antonio Serrano acaba con los problemas de accesibilidad y evitará accidentes también en bañeras y piscinas

LUCÍA RONDAXÀBIA.
El inventor Antonio Serrano trabaja en su premiado spa accesible en el taller que tiene Xàbia. ::                             LUCÍA RONDA/
El inventor Antonio Serrano trabaja en su premiado spa accesible en el taller que tiene Xàbia. :: LUCÍA RONDA

Antonio Serrano ha roto medio centenar de bañeras y gastado más de 10.000 euros en pegamento. Pero tras dos años y medio de trabajo y experimentos, ha logrado un artilugio que permite entrar cómodamente en la bañera, jacuzzis o piscinas a las personas con movilidad reducida. Su «easy spa», spa fácil en castellano, se ha erigido como Mejor Invención Española del 2011 en el Salón Internacional de Invenciones celebrado en Ginebra (Suiza). Además de la distinción de la oficina española de patentes y marcas, este vecino de Xàbia también ha logrado con su invento la prestigiosa medalla de oro del jurado internacional.

Fue la petición de un amigo, con mayores impedidos a su cargo y que se enfrentaba a una odisea para meterlos en la bañera, lo que animó a Serrano, especialista en Maestría Industrial, a idear un mecanismo más barato y cómodo que las grúas. Después pensó que entrar y salir de un jacuzzi, con sus escaleras y riesgos de resbalar, era complicado hasta para una persona normal. Y extrapoló su idea.

El resultado, un sistema de doble compuerta que permite entrar incluso en silla de ruedas. Se acciona con un botón o mando a distancia y cuando las dos puertas están alzadas se llena de agua. Después, por el peso se desliza la interior y, sin derramar ni una gota al exterior, la silla y su ocupante están disfrutando del baño.

Serrano estuvo la pasada semana en la Exposición de Invenciones y fue el español con mejores resultados. El de Xàbia confiaba en que podía ganar pero una vez en la feria «vi todas las cosas que había y me desilusioné», confiesa. Sin embargo, el gran alcance de su invento, que puede ser útil a todas las personas y tiene connotaciones sociales para acabar con las barreras a los discapacitados, hizo que se impusiera a las demás invenciones.

Serrano ya ha registrado el Easyspa en 150 países y no tiene intención de vender la patente, sino de cederla a cambio de un canon para que así «pueda fabricarlo todo el mundo y se beneficien las personas con problemas». Por el momento, ya se han interesado por el invento multinacionales españolas, chinas, de EEUU y Canadá.

El empresario de Xàbia lleva desde 1984 patentando sus invenciones. La más conocida, y que también recibió una medalla de oro internacional, fue la jeringuilla autodestruible y retráctil, que desde 1995 ha evitado el contagio de enfermedades como el Sida. Pero además hay en su cartera otros artilugios como la guillotina para devolver el cambio en las máquinas expendedoras o juguetes tan populares en los 80 como el saltapic, la patinola o el skicar.