Manifestación en contra de la central de Cofrentes

Los asistentes a la protesta se solidarizan con el pueblo japonés y reclaman cambios en el modelo energético

J. BATISTAVALENCIA.
Un instante de la manifestación que ayer tomó el centro de Valencia. ::                             J. MONZÓ/
Un instante de la manifestación que ayer tomó el centro de Valencia. :: J. MONZÓ

La plataforma Tanquem Cofrents concentró ayer a varios miles de personas en el centro de Valencia en una manifestación que pretendía ser la más multitudinaria desde las protestas por la puesta en marcha de la central nuclear valenciana en 1984.

Los objetivos eran varios, desde solidarizarse con Japón hasta pedir el cierre de la nuclear por falta de seguridad, al argumentar que se han producido 103 incidentes en los últimos años, sin contar paradas no programadas o prealertas de emergencia. También se exigió un cambio en el modelo energético para fomentar las fuentes renovables y se repudió el almacén nuclear al que opta Zarra.

«Queremos evidenciar el rechazo de la población española a la energía nuclear y poner de manifiesto que las Administraciones no tienen en cuenta la opinión mayoritaria», dijo Natxo Serra, uno de los portavoces. «La energía nuclear es inevitablemente peligrosa, y la seguridad ha quedado desacreditada con sucesos como los de Fukushima o Onagawa», continuó, antes de recordar que Cofrentes comparte diseño con las dos instalaciones japonesas.

Por último, mostró su desconfianza ante las pruebas de resistencia a terremotos e inundaciones a las que se enfrentarán las centrales españolas y que serán evaluadas por el Consejo de Seguridad Nuclear, al considerar que la entidad independiente «forma parte del lobby nuclear».

Según la organización participaron 10.000 personas, aunque la Policía Local hablaba de 700. Lo cierto es que la asistencia fue elevada, tras el apoyo de entidades como la plataforma contra el almacén nuclear en Zarra o Greenpeace, entre otras. A modo de anécdota, la cola de la manifestación abandonó el punto de partida -la plaza de San Agustín- 20 minutos después que la cabecera.

En la protesta participaron Joan Ribó y Amadeu Sanchis, candidatos a la alcaldía por Compromís y EU, y Enric Morera, líder del Bloc. Los manifestantes, acompañados de dolçaina i tabalet y numerosos atrezzos, como barriles o máscaras, finalizaron la manifestación en la Delegación del Gobierno, donde se leyó un comunicado.