Los juzgados de Castellón, entre los más saturados

AITOR TEZANOSCASTELLÓN

Las sempiternas quejas de los magistrados de Castellón respecto al excesivo volumen de trabajo que soportan están más que justificadas. Así lo avalan las estadísticas del Consejo General del Poder Judicial que establecen que la tasa de congestión judicial en la provincia es la segunda más alta de España, sólo superada por la de Toledo.

Los datos del cuarto trimestre de 2010 dados a conocer por este organismo -los últimos disponibles- revelan que la tasa de pendencia de Castellón es de 1,92, mientras que la media nacional es sólo de 1,33. Esta variable marca la actividad que soportan los juzgados, ya que hace referencia al ratio resultante de poner en relación los casos pendientes con los casos resueltos, por lo que los resultados son más favorables cuanto más se acerquen a cero.

Las diferencias entre las distintas provincias españolas son más que notables, ya que la tasa de pendencia en Álava o Zaragoza, por ejemplo, sólo alcanza el 0,85. La Comunitat Valenciana no sale demasiado bien parada en esta medición, puesto que Alicante marca el mismo índice que Castellón (1,92) y Valencia sobrepasa la media nacional (1,36).

Las cifras no cogen por sorpresa al juez decano de Castellón, José Luis Conde-Pumpido, que denuncia que el colapso laboral que sufren provoca que haya juicios «que se han retrasado ya más de un año». La solución pasa, obviamente, «por la creación de más juzgados y la incorporación de más funcionarios a las plantillas», aunque a este respecto «no hay noticias de que vayan a haber cambios».

Conde-Pumpido señala que los juzgados que soportan una mayor carga de trabajo en la provincia son los pertenecientes «al orden Civil, Social, Penal y Mercantil» y que el mayor perjudicado por esta situación «es finalmente el ciudadano, que tiene que esperar demasiado para ver resueltos sus asuntos». La crisis económica juega también un papel importante en el colapso laboral que viven los magistrados.