La arquitectura sin estridencias pide paso

Medio centenar de edificios forman parte de la exposición del Colegio de Arquitectos, con diseños alejados de proyectos mediáticos Una muestra destaca obras humildes y de gran calidad

PACO MORENOVALENCIA.
La arquitectura sin estridencias pide paso

La idea surgió en 2003, cuando el Colegio de Arquitectos de Valencia decidió organizar visitas sólo para sus colegiados a edificios de gran calidad pero que quedaban lejos de los focos de los grandes proyectos. Poco a poco, la ruta fue creciendo y ahora se ha decidido hacer una exposición fotográfica de los inmuebles, que se inaugura este jueves en la sede de la entidad de la calle Hernán Cortés.

El propósito, indicó ayer Málek Murad, comisario de la muestra junto a Noel Arraiz, es que todo el público conozca ejemplos de buena arquitectura de toda la provincia, sólida pero al mismo tiempo humilde, que se encuentra repartida por las ciudades sin estridencias, sin ser el fondo para un anuncio de automóviles aunque al mismo tiempo con el reconocimiento de una «calidad valorable».

Destacan los profesionales valencianos, autores de 48 de las 51 propuestas seleccionadas para la exposición. Como dice el presidente del Colegio, Luis Sendra, «muestra la gran capacidad de los estudios locales, que en la época actual de vacas flacas están saliendo cada vez más al extranjero, donde está muy reconocida su alta cualificación».

Es difícil destacar del medio centenar, aunque Murad subraya la importancia de la apuesta de las Administraciones públicas por la arquitectura de calidad. «Hay que reconocer el trabajo del IVVSA, Ciegsa y AUMSA en este tema». No en vano, edificios de viviendas protegidas, colegios y otras dotaciones públicas han formado parte del recorrido de los últimos años. También hay parques, centros culturales y oficinas, entre otros.

Aunque la muestra se remonta a 2003, el 80% de los edificios han sido construidos entre 2007 y el pasado año. Otro ejemplo de lo que se puede hacer en época de fuerte crisis económica. «Estamos acostumbrados a los arquitectos estrella y queremos que la gente no se quede sólo con eso».

En su opinión, «la arquitectura valenciana podría calificarse como sosegada y de una gran calidad interior, transmitida a sobrias envolventes exteriores, donde prima la funcionalidad frente a la ostentosidad, con eficiencia de los recursos frente a modas basadas en elevados consumos energéticos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos