Xàbia pide al Consell que aclare si el planeamiento sigue suspendido

El alcalde entiende que el decreto del Gobierno valenciano no caduca y se mantendrá en vigor hasta que el nuevo PGOU esté listo

LUCÍA RONDAXÀBIA.

El futuro urbanístico al que se exponen algunas áreas del municipio de Xàbia desde hoy es un tanto incierto. Se cumplen cuatro años desde que el gobierno valenciano aprobó un decreto excepcional por el que se suspendía parcialmente la vigencia del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que desde 1990 rige las normas de construcción en la villa.

En este decreto se indica específicamente que la citada suspensión de licencias en las zonas se mantendrá «hasta el sometimiento a información pública del proyecto de revisión del Plan General», lo que choca con el límite que marca la Ley Urbanística valenciana (LUV), que aclara que esta medida extraordinaria solo puede soportarse «por el plazo máximo de cuatro años».

Este tope se cumple hoy, por lo que el Ayuntamiento de Xàbia no sabe a qué atenerse. El alcalde, Eduardo Monfort, indicó ayer que, bajo su punto de vista, «la suspensión no caduca, sino que estará en vigor hasta que el nuevo planeamiento esté en exposición pública, tal y como dice específicamente el decreto del Consell».

Sin embargo, Monfort dijo no estar «ajeno a los debates públicos ni a las dudas que puedan tener algunos colectivos, por lo que remití a la Conselleria un escrito pidiendo que clarifique la situación y así saber qué régimen urbanístico transitorio hemos de aplicar a partir de ahora», indicó.

El primer edil admitió que desde el Gobierno autonómico todavía no han respondido a su consulta y que, hasta nueva orden, seguirá tomando la suspensión como válida en tanto no haya ninguna impugnación al decreto o se presente algún plan parcial en las zonas en controversia.

Algo que parece muy probable dadas las recientes advertencias de la asociación local de pequeños constructores. Llegados a este punto serán los técnicos municipales de urbanismo y también los servicios jurídicos quienes decidan con sus informes qué se debe hacer.

Sin duda, la partida más conflictiva ante esta difusa situación es el Saladar. Desde hace meses hay una agrupación de propietarios dispuesta a presentar en las próximas horas su proyecto de actuación para intentar sacar adelante una urbanización antes de que un nuevo Plan General desclasifique el lugar, como se propone en el Documento Consultivo.

Ante ello, Monfort dijo saber de las intenciones del colectivo al haberlo leído en los medios de comunicación. «Lo que no he leído ni se es si esos propietarios han informado a todos las demás personas que tienen terrenos en el Saladar de los costes de urbanización que tendrán que pagar si sigue adelante la promoción» deslizó el alcalde.

Fotos

Vídeos