Chóferes de la EMT sufren ataques por negarse a secundar los paros

El sindicato CSI-F pide a la empresa que permita aparcar dentro del depósito los coches de los trabajadores para evitar más pinchazos

PACO MORENOVALENCIA.

El sindicato CSI-F ha pedido a la dirección de la EMT que permita a los trabajadores estacionar sus vehículos particulares dentro de los depósitos de Malvarrosa y San Isidro. Así se pretende evitar nuevos pinchazos de ruedas en los coches de empleados que no desean secundar los paros, según explicó Ruth López, portavoz del sector de empresa privada de la entidad.

De momento se han producido dos ataques vandálicos en dos vehículos, el último a mediados de la semana pasada. López subrayó que encima «estaba aparcado lejos del depósito, pero han ido a por él. Una rueda pinchada cuando al terminar tu jornada de trabajo, lo que quieres es volver a casa pronto».

La dirigente sindical relacionó estas dos agresiones con la denuncia interpuesta por varios trabajadores hace escasas fechas. Se trata de afectados por la difusión de panfletos con cinco fotografías de chóferes bajo la palabra «esquiroles» escrita con grandes caracteres.

«Al menos le hemos pedido a la empresa que deje aparcar dentro de las cocheras a los conductores». La empresa registró el pasado año uno de los ejercicios con más jornadas de huelga, al contabilizar 24 días de paros, junto con otro por la huelga general. De momento, la convocatoria seguirá hasta junio, los lunes y jueves, una hora por la mañana y otra por la tarde.

Los servicios mínimos decretados por la Generalitat son del 60% y el CSI-F ha sido el único sindicato, que se tenga constancia, en sufrir casos de lo que López denominó como «acoso y vulneración de derechos». La difusión de las fotografías fue denunciada en un juzgado, que investiga los hechos.

La representante del sindicato comentó que le parece «vergonzoso» medidas de presión como los pasquines y el pinchazo de ruedas de coches particulares. Además, algunas de las fotos proceden de la propia base de datos de la empresa, por lo que también se ha pedido una aclaración del uso indebido de parte de las fichas personales.

López añadió que en el boletín interno de uno de los sindicatos convocantes de los paros, se dedica media página a hablar con «desprecio» de los trabajadores que prefieren trabajar, aunque sin citar el nombre del sindicato.

El motivo de los paros es la denuncia sindical por la precariedad laboral y la privatización de la que debía ser línea 37, por los bulevares y que sirve principalmente para dar servicio al nuevo hospital La Fe de Malilla.

Por otro lado, la EMT anunció ayer la modificación de las líneas 70 y 71 para ampliar las áreas de influencia de ambas líneas que se complementan entre sí. La primera cambia dos partes de su itinerario habitual, mientras que la segunda también verá retocado parte de su trayecto gracias a la conversión de la calle Esteban Pernet en una calle de doble sentido de circulación, indicó la compañía.