El Consell garantiza los accesos al aeropuerto de Castellón con la puesta en marcha de la CV-13

La infraestructura, que conecta las localidades de Vilanova y Benlloch, también prevé ser un eje «vital» para el tráfico de mercancías

J. MASESTORREBLANCA.

Completados todos los accesos al futuro aeropuerto de Castellón. La mejora de la carretera CV-13, que une las localidades de Torreblanca y Benlloch y conecta la autovía A-7 con la AP-7 y con la N-340, pone el punto final a los trabajos de adecuación de la vía, a falta únicamente de allanar la zona en la que estaba la línea eléctrica de alta tensión. A la puesta en servicio de este tramo acudió ayer el presidente del Consell, Francisco Camps, quien aseguró que el aeródromo convertirá a la provincia en un «importante polo económico» en España.

Asimismo, el jefe del Consell estuvo acompañado en el acto por multitud de personalidades del mundo político, empresarial y cultural. Así pues, a su lado estuvieron el vicepresidente del Consell, Vicente Rambla; el presidente de la Diputación, Carlos Fabra y el vicepresidente del ente provincial, Francisco Martínez, entre otros. Todos ellos se mostraron «muy satisfechos» con los resultados.

En concreto, el tramo que se inauguró ayer tiene una longitud total de 16,5 kilómetros y su importancia estratégica no radicará sólo en la comunicación con el futuro aeródromo. Según el estudio técnico del proyecto, que se dio a conocer en el año 2007, la carretera CV-13 pretende convertirse también en un eje para el tráfico de mercancías, con un volumen anual previsto de 35.000 toneladas en el horizonte de 2015 y de más de 63.000 toneladas de mercancía, procedentes sobre todo de la cerámica, para el año 2025.

Además, las previsiones de tráfico rodado se cifran en más de 11.400 vehículos diarios que transitarán por la CV-13 una vez esté operativa la nueva infraestructura aeroportuaria. En total, son 15.000 los vehículos que la Conselleria de Infraestructuras prevé que utilicen a diario esta carretera.

Durante su intervención, Camps destacó que la Generalitat ha realizado una inversión de 300 millones de euros en la provincia, ya que además de los más de 43 millones destinados a la CV-13, también invirtió en la mejora de la CV-10 y la A-7, entre otras infraestructuras.

Por su parte, Carlos Fabra se deshizo en elogios hacia el nuevo vial rápido y manifestó su deseo de que el presidente del Consell esté «próximamente» en la inauguración del aeropuerto, que reveló que podría estar «totalmente listo en tan sólo unos días».

Sin embargo, reconoció, la puesta en marcha del mismo todavía tendrá que esperar, ya que quedan pendientes los trabajos de allanamiento de la zona, una vez retirada la última torre de alta tensión que estaba en pleno campo de vuelo. «Las condiciones meteorológicas determinarán en gran parte la duración de estos trabajos», advirtió el presidente de la Diputación.

Asimismo, todavía faltan los permisos para poner la instalación en funcionamiento. A este respecto, el conseller de Infraestructuras, Mario Flores, aseguró que desde su departamento se trabaja para que estén «lo antes posible».

Otro de los problemas con los que se puede encontrar Concesiones Aeroportuarias es el de la contratación de controladores aéreos. Y es que a raíz de la huelga que el colectivo organizó a principios de diciembre, el Gobierno central ha iniciado cambios que podrían dificultar dicho proceso.

Fotos

Vídeos