El autor del crimen de Alberic se había fugado de la cárcel en un permiso

El juez de Alzira decreta prisión provisional para el homicida y los otros tres hombres detenidos por su implicación en los hechos

REDACCIÓNALZIRA/VALENCIA.
Llegada de uno de los detenidos al juzgado de Alzira. ::                             JUAN PENADÉS/
Llegada de uno de los detenidos al juzgado de Alzira. :: JUAN PENADÉS

Uno a uno y en furgones diferentes. Así fueron llegando en la mañana de ayer al juzgado número 6 de Alzira los cuatro implicados en el homicidio de un vecino de Alberic perpetrado el pasado mes de noviembre. Sin embargo, el destino de los cuatro, tras prestar declaración durante varias horas, fue el mismo: prisión provisional y sin fianza.

Los cuatro llegaron al juzgado alcireño del mismo modo: custodiados por guardias civiles y con prendas de vestir en la cabeza tras ser avisados por amigos de que había periodistas gráficos en la puerta del juzgado.

Según explicaron fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana, el presunto autor material de los hechos también deberá hacer frente a una acusación de quebrantamiento de condena, puesto que cuando cometió el homicidio se encontraba fugado de prisión al no volver al establecimiento penitenciario tras un permiso.

Además, dos de los cuatro implicados, el presunto autor material del crimen y otro de los individuos detenidos, también fueron acusados de sendos delitos contra la salud pública. Los cuatro acusados están imputados por un delito de homicidio, otro de robo con violencia y por el uso de instrumento peligroso, además de tenencia ilícita de armas.

El crimen de César P. G., de 31 años, fue cometido el pasado 27 de noviembre en Alberic. La víctima murió en la calle Arcipreste Ferrandis, aunque resultó herida de bala en una finca de la calle Palleter, donde mantuvo una disputa con dos de los arrestados. Todo parece indicar que César P. y un amigo habían quedado con estos individuos para cerrar un trato de drogas, al parecer, la venta de una cantidad de marihuana.

Sin embargo, los compradores de la droga se enzarzaron en una violenta discusión con la víctima en el rellano del edificio. Uno de los dos individuos sacó una pistola y disparó a César P., quien salió en persecución de su agresor y murió en la calle. Según informaron fuentes judiciales, el autor del homicidio declaró que la pistola se disparó de forma accidental cuando apuntaba a la víctima.

Las detenciones de los cuatro implicados en estos hechos se produjeron el pasado martes tras una ardua investigación del Grupo de Homicidios de la Guardia Civil. La Pobla Llarga, a solo seis kilómetros de Alberic, fue el pueblo elegido por tres de ellos para esconderse y pasar desapercibidos, aunque no lo lograron al no ser en ningún caso naturales de esta población. El cuarto de los acusados fue detenido en otra localidad de la Ribera Alta muy cercana a donde se produjeron los hechos.

Los detenidos no mostraron resistencia ante el importante operativo que montó la Guardia Civil con agentes uniformados y de paisano que vigilaban todas las posibles vías de escape.