La compra de los parkings provoca las «bajas» en el gobierno de Xàbia

La falta de cinco ediles obliga al alcalde a usar su voto de calidad para desempatar la primera votación relativa a esta polémica decisión

LUCÍA RONDAXÀBIA.
Las cinco ausencias en el equipo de gobierno de Xàbia obligaron al alcalde a usar el voto de calidad. ::                             TINO CALVO/
Las cinco ausencias en el equipo de gobierno de Xàbia obligaron al alcalde a usar el voto de calidad. :: TINO CALVO

Dicen que se sabe quien es un buen amigo en los momentos difíciles. Pues al alcalde de Xàbia, Eduardo Monfort, más de un tercio de su gobierno se lo dejó solo en el pleno del jueves, el día en que se votó el primer trámite de la hoja de ruta para comprar los parkings.

La desbandada fue evidente en las filas del PP. Ni Juan Moragues, ni Juan Carlos Generoso ni Carmen Perez asistieron a la sesión, como tampoco lo hizo el concejal de Ciudadanos por Jávea, Juan Ortolá. En el Bloc se ausentó Quica Gil, aunque esta baja parecía justificada y prevista por sus compañeros.

Así pues, el ejecutivo se quedó con ocho y alcalde tuvo que hacer uso de su voto de calidad para poder desempatar las votaciones en las que no logró el apoyo de la oposición, como la relativa a la modificación de créditos necesaria para abrir la partida presupuestaria de 12 millones de euros que ahora se pedirán a los bancos por si se compran los parkings. Sólo los ediles de Bloc Centristes y los dos del PP que acudieron al pleno sustentaron la maniobra.

Pese a que el ejecutivo advirtió que este trámite «no significa nada» y que la compra de los parkings y la suscripción de un préstamo ya se tratarán en próximos plenos, Nueva Jávea, el PSPV y el edil por el Grupo Mixto votaron en contra para dejar clara su postura: que se oponen con rotundidad a que el Ayuntamiento gaste más dinero en estas infraestructuras y menos que ello le suponga a Xàbia el «apocalipsis financiero» como llamó Oscar Antón al panorama de endeudamiento que se deja.

El portavoz de Nueva Jávea, Paco Catalá, fue el más rotundo al expresar su rechazo a la idea. Repasó el contrato que llevó a Ecisa a trabajar en el municipio: la reforma de las rondas perimetrales, la construcción del nuevo Ayuntamiento y el resto de volumen de obra que se ofreció «para hacer atractiva e interesante la construcción bajo explotación de los dos parkings subterráneos».

Para Catalá, tamaño negocio «parece que no ha sido suficiente y ahora el Ayuntamiento tiene que acabar rescatando unos parkings» que la empresa «ha preferido tener vacíos antes de llegar a un acuerdo con los vecinos y trabajadores del Centro Histórico».

El edil fue implacable cuando señaló que, si al final la compra se consuma «será la mayor estafa y el mayor atraco que se ha producido en la historia de Xàbia».

El independiente pidió más reflexión al ejecutivo, ya que la inversión de 12 millones de euros en ello elevará la deuda municipal a los 42 millones, a razón de 1.400 euros por ciudadano. Una cifra que Nueva Jávea tildó de «astronómica» y que, advirtió, impedirá que en los próximos años se rebaje la carga fiscal a los ciudadanos.

Desde el PSPV, José Chulvi recalcó que la postura de su partido no ha cambiado y que seguirán luchando «hasta donde haga falta» para que el municipio no gaste ni un euro más en los parkings. Más cuando se tienen varios informes, que también han costado dinero, para argumentar la defensa municipal en caso de pleito con la empresa.

Chulvi consideró increíble que el ejecutivo intente «salvar la papeleta a una empresa» en vez de defender el interés general y dudó que se haya estudiado si quiera si, una vez comprado, el Ayuntamiento podrá reconducir estas infraestructuras o pasarán «de ser la ruina de una empresa a ser una ruina para la Administración Local.

Fotos

Vídeos