Xàbia dejará de ingresar 2'5 millones al año al vetar el Saladar

L. R. B.XÀBIA.

El edil de Nueva Jávea, Paco Catalá, evaluó algunas de las repercusiones económicas directas que tendrán las desclasificaciones previstas en el futuro PGOU. En este sentido, Catalá afirmó que sólo la protección del Saladar le supondrá al Consistorio dejar de ingresar los 2'5 millones de euros que reportarían las nuevas casas en concepto de IBI.

El concejal criticó este caso como «el más sangrante» de la desclasificación prevista, una decisión que bajo su punto de vista supondrá «un empobrecimiento generalizado del municipio al restarle el valor del suelo». No obstante, Catalá indicó que la «cara oculta y obscena» del Documento Consultivo es la gran carga urbanística (por la compensación de excedente de aprovechamiento) y de cesiones que generarán los sectores urbanizables, lo que les «condena a no desarrollarse jamás».

Unos costes que, además de disuadir a las promotoras, también castiga al sector local de la construcción que ve caer la demanda de las pequeñas reformas de viviendas cuyos propietarios se tienen que enfrentar a «procesos interminables, jurídicamente enrevesados y tremendamente caros», denunció el concejal.

Fotos

Vídeos