El capital riesgo ha vuelto

Diana Capital lanza su segundo fondo de inversión, dotado con 175 millones de euros, para entrar en compañías españolas y apoyar su expansión

ALEJANDRO RAMÍREZ
Francisco Gómez-Zubeldia, consejero delegado de Diana Capital./
Francisco Gómez-Zubeldia, consejero delegado de Diana Capital.

El capital riesgo está de vuelta. Después de dos últimos años muy duros para el sector, el primer semestre de 2010 ha traído los primeros signos de recuperación. Las entidades de capital riesgo consiguieron captar hasta julio 1.211,9 millones de euros, cuando en el conjunto de 2009 apenas si captaron 1.173 millones. Son las primeras estadísticas alentadoras que se publican desde el comienzo de la crisis económica y la Asociación Española de Entidades de Capital Riesgo (ASCRI) afirma que ya empiezan a registrarse crecimientos importantes «en las principales variables».

En esta reactivación del sector están jugando un papel muy importante compañías como Diana Capital, que acaba de lanzar su segundo fondo de inversión, dotado con 175 millones de euros. Su objetivo es invertir en entre ocho y diez compañías españolas de mediano tamaño, con un montante de 10 a 25 millones en cada una, para impulsar su desarrollo.

«Está demostrado que los fondos más rentables son los que se invierten cuando se está saliendo de una recesión», afirma Francisco Gómez-Zubeldia, consejero delegado de Diana Capital. «El gran error es invertir en el momento de la 'burbuja', pero hacerlo ahora en empresas que han sobrevivido a la crisis, que están más fuertes, que cuentan con proyectos de crecimiento y que tienen menos competencia, es una oportunidad que considero fantástica», añade.

Fondos propios

La estrategia del fondo de inversión Diana Capital II será similar a la del primero, es decir, inversiones con influencia de control en empresas familiares que tienen un claro potencial de crecimiento, y enfocadas principalmente a capital-expansión. «Lo que hacemos es suscribir ampliaciones de capital para reforzar los fondos propios de la compañía, para que de este modo no necesiten endeudarse más a la hora de acometer los proyectos de crecimiento que tengan», apunta Gómez-Zubeldia, al mismo tiempo que insiste en que «nosotros no compramos el 100% de una empresa y llegamos con un equipo gestor pensando que lo podemos hacer mejor que los anteriores. Nuestra filosofía de inversión es que hay compañías bien gestionadas y que con dinero y ayuda pueden ganar más, crecer más y también ser más eficientes».

«Nunca hemos creído en la deuda como elemento para obtener rentabilidad -continúa el consejero delegado de Diana Capital- sino en todo lo contrario. Cuantos más fondos propios tengan las empresas para sus proyectos, mejor, porque si te equivocas lo puedes digerir. Pero si pones en marcha esos proyectos apoyados en la deuda financiera y no salen, el drama resultante es de bastante magnitud».

Inversores

Para este segundo fondo, Diana Capital vuelve a contar con los inversores que participaron en el primero, entre los que se encuentran Caja Madrid, Caja de Ávila, Caja España, Caixa Galicia, El Corte Inglés, Banco Guipuzcoano, la familia Alvargonzález, Grupo Masaveu, o Demetrio Carceller, entre otros. Además, han entrado nuevos inversores nacionales y se han establecido contactos con otros internacionales.

El éxito del primer fondo avala la nueva iniciativa de inversión de Diana Capital. Entre 2002 y 2006 esta compañía invirtió la totalidad del fondo, 75 millones de euros, en seis empresas españolas: el fabricante de luminarias Indal, el fabricante de piezas de automoción Recyde, el líder de muebles tapizados Granfort, el fabricante de motores y energías Guascor, la productora y distribuidora audiovisual Veralia, y el distribuidor de aire acondicionado Lumelco.

Hasta ahora, ha llevado a cabo dos desinversiones, en Indal y Recyde, y la rentabilidad obtenida ha sido del 27,3%. «Y, además, de las compañías que nos quedan en cartera todas ganan dinero y tienen unas plusvalías latentes muy importantes», apunta Gómez-Zubeldia.

Fotos

Vídeos