El Consell y Costas pelean por cobrar las concesiones en la Fontana de Xàbia

Los usuarios piden la cesión provisional del canal para garantizar la seguridad hasta que la Generalitat decida cómo se gestionará

LUCÍA RONDAXÀBIA.
El Consell y Costas pelean por cobrar las concesiones en la Fontana de Xàbia

Las empresas de alquiler de motos acuáticas y embarcaciones que tienen base en el Canal de la Fontana de Xàbia no saben a quien pagarle el alquiler. Esta concesión temporal de verano salió a licitación como cada cuatro años a través del Ayuntamiento, que sirve de puente entre Costas y los empresarios locales.

Sin embargo, a mitad de verano, los responsables de los tres negocios que hay en la zona exterior del canal recibieron una notificación de la Conselleria de Infraestructuras advirtiéndoles que, tras formalizarse la cesión del Ministerio, desde hace siete meses son los legítimos gestores de la Fontana y que es a ellos a quienes han de pagarles por la concesión.

Además, desde el Consell les avanzan que el próximo año ya no podrán instalar sus puestos de alquiler de lanchas o motos pese a que los propietarios hicieron una considerable inversión calculando los cuatro años de negocio que ofrecía el Consistorio.

Y claro, los afectados han pedido explicaciones al Ayuntamiento, que les ofertó la concesión. El edil de playas, Juan Ortolá, explicó que antes de licitar estos servicios preguntaron a Costas por la Fontana y el departamento ministerial «certificó que a partir del puente seguía siendo su jurisdicción». Por ello, Xàbia obtuvo el permiso para sacar a concurso las actividades.

Tras saber que la Conselleria ha notificado el pago a las empresas, el Consistorio ha decidido cobrar seguir como si tal cosa: cobrar los alquileres y abonarlos a Costas. «Y después, que ellos se arreglen con la Conselleria» dijo Ortolá. El edil mostró su preocupación por la amenaza de que el año que viene se elimine estas concesiones y avanzó que tiene previsto solicitar una reunión con el director general de Puertos, Carlos Eleno, para aclarar esta situación.

Lo ocurrido en este tramo no es sino un ejemplo más del descontrol que reina en el canal desde hace décadas. Y mientras, la asociación de usuarios de la Fontana (Aexamar) sigue esperando la respuesta del Consell a una carta que remitieron hace ya tres meses solicitando la cesión temporal del canal. El colectivo que agrupa a 400 amarristas espera que les reciba Carlos Eleno para ofrecerse a hacerse cargo de la marina «mientras se adoptan otras medidas de uso y gestión que puedan ser definitivas».

Su deseo es ejercer un control de las embarcaciones que atracan en el lugar, marcar unas normas que posibiliten una mejor convivencia y el uso racional del canal «evitando situaciones de riesgo y de conflictos entre usuarios». Y es que, según pone de relieve Aexamar «hay distintas circunstancias que hacen necesaria una pronta y efectiva regulación e intervención en el Canal de la Fontana, a efectos de garantizar la seguridad y el uso y disfrute pacífico».

Canon

Además de preocuparse por aplicar medidas de seguridad y control, la asociación se ofrece a tramitar toda la documentación necesaria de cada una de las embarcaciones amarradas en el canal para que se abonase el canon por ocupación de espejo de agua, conocido como modelo G-5, algo «que reportaría de forma inmediata unos ingresos a esa Conselleria derivados de esos amarres públicos además del control administrativo de las embarcaciones», ponen de relieve.

En este sentido, piden al Consell un plazo para que la asociación pueda aportar la documentación oportuna para realizar una primera asignación masiva de amarres en el Canal de la Fontana.

Fotos

Vídeos