Camps, vuelve el Palleter

El líder del PP defiende que sus raíces le avalan para seguir en el cargo y ser el candidato. El valor de la tierra frente al 'caso Gürtel' La denominación de origen Valencia es la principal arma del presidente

HÉCTOR ESTEBANVALENCIA.
El presidente Camps saluda a Federico Trillo en presencia de la alcaldesa Rita Barberá. ::
                             ALEX MCCLURE/
El presidente Camps saluda a Federico Trillo en presencia de la alcaldesa Rita Barberá. :: ALEX MCCLURE

El Palleter volvió a pasear el viernes por la noche en Teulada. La tierras, las raíces, la identidad. El jefe del Consell, Francisco Camps, ya enarboló la Reial Senyera frente al Código Civil que le mostró el socialista Ángel Luna desde la tribuna de Les Corts. Lo hizo a finales de mayo, días después de que salieran a la luz los miles de folios del sumario del caso Gürtel.

El viernes volvió el gen de valencianía. Tras atacar al Gobierno de Zapatero, el líder del PP recurrió a la «tierra». Al origen para validarse como actual presidente de la Generalitat y candidato del PP en las autonómicas de mayo de 2011: «Los valencianos se pusieron en marcha hace tiempo y nadie les va a hacer agachar la cabeza».

Con el caso Gürtel sobrevolando la Comunitat (aunque nadie mencionó el término maldito en la cena popular), Camps recurrió a las raíces. Su valencianía «frente a aquellos que apuestan por el ruido y el griterío». En «aquellos» se pueden integrar desde los grupos de la oposición a los miembros del Gobierno de Zapatero o aquel juez que realizó un auto de «corta pega».

Camps es el único presidente que ha tenido el PP valenciano con denominación de origen. Eduardo Zaplana nació y creció en Cartagena mientras que José Luis Olivas arribó desde la Meseta. Por eso, el líder popular se atreve con el valenciano, en el clímax de cada uno de sus discursos, para enarbolar la bandera de la identidad. El socialista Joan Lerma también era valenciano pero con un apego a comunidades limítrofes.

A la entrada del salón Canor, un centenar de personas protestaron contra la gestión del PP. Algunos de ellos portaron banderas independentistas de Cataluña, algo que le vino de perlas a Camps para articular su discurso y señalar que no se identificaba con ellos. Ya lo había dicho «el enviado de Génova», Esteban González Pons, minutos antes.

Camps reiteró que sus raíces «están en esta tierra y es muy difícil que se mueva a alguien que crece aquí». El valencianismo es la gran apisonadora del PP, que ya liquidó a Unión Valenciana y que busca dinamitar el discurso nacionalista de la vía Morera en Compromís cada jueves en la sesión de control de Les Corts. Agua, financiación, AVE y señas de identidad frente a la ofensiva exterior contra el presidente de la Generalitat.

Por eso Camps, en cada discurso, tiene una clave de huerta. De tierra fértil. Feraz. De donde surgió el Palleter. La familia del presidente mantiene sus vínculos en Poble Nou y como el viernes dijo Camps, en Bétera tenían un terreno donde vivió muchas «ponentàs» como la del pasado viernes. «Son los olores de mi infancia y mi juventud», afirmó Camps, que por un momento recordó a Escarlata o'Hara: «Esta tierra jamás volverá a beber ese líquido grisáceo que nos dejaron los socialistas sino que sólo saboreará las mieles del éxitos». Todo muy bien acompañado de palmas al compás. Para terminar, el presidente pasó mesa por mesa para fotografiarse con los centenares de militantes que asistieron a la cena de Teulada.

Ayer fue el día para sacar conclusiones. La directora de campaña y portavoz del Consell, Paula Sánchez de León, calificó de «éxito absoluto» la cena de inicio de curso en Teulada. De hecho, varios militantes se tuvieron que volver a sus casas debido a que la Guardia Civil no dejó pasar a más gente visto el altercado que se montó a la entrada del salón Canor. De León se mostró orgullosa de los más de 300 mensajes de apoyo a Camps que enviaron los militantes a las pantallas habilitadas. La directora de campaña reiteró que la lucha electoral tendrá como arma indiscutible a las nuevas tecnologías a pesar de que la prensa tuviera el viernes verdaderos problemas a la hora de enviar sus crónicas por la falta de cobertura.

La también consellera señaló que el PP valenciano «está dispuesto para ganar otra vez» las elecciones autonómicas y municipales. El propio Camps reconoció durante su intervención que su partido «siempre está de campaña».