Un gran manto de césped tapará el acceso del AVE a la espera del nuevo jardín

Los camiones llevan la tierra para ocultar los túneles de las líneas que llegarán a la futura estación Central y a la de Fuente de San Luis

PACO MORENOVALENCIA.
Obras de urbanización, con el hospital La Fe de Malilla a la derecha de la imagen. ::
                             J. J. MONZÓ/
Obras de urbanización, con el hospital La Fe de Malilla a la derecha de la imagen. :: J. J. MONZÓ

Poco a poco, comienza a cambiar el paisaje de las obras del AVE a su paso por los barrios de San Marcelino y Camí Reial. Los camiones llevan desde hace días transportando tierra desde las inmediaciones de la V-30, donde una enorme montaña artificial ha reinado durante meses.

Llega el momento pues de plantearse qué hacer en el enorme espacio que ocupan los túneles de la línea de alta velocidad, mercancías y cercanías. El Ministerio de Fomento cubrirá todo el terreno con un manto de césped, firme según asegura el portavoz vecinal de San Marcelino, Vicent Soler, para que se quede bien fijado en la colina con fuerte pendiente que va desde el tanatorio hasta llegar prácticamente a la calle San Vicente Mártir.

El gobierno municipal planteó hace tiempo la construcción de un jardín, tan cercano al parque de la Rambleta que podría unirse sólo con una pasarela de madera similar a las que hay en el Turia.

Soler comentó que de esa iniciativa no saben nada, ni siquiera qué Administración debe hacer frente a la inversión. Lo que sí quiere la entidad vecinal es una hoja de ruta, un documento de compromisos del calendario de plazos de las obras. «Podrían hacerse primero los itinerarios y después el alumbrado, el mobiliario y otras cosas».

De momento, el soterramiento de las vías permitirá una mejor comunicación entre San Marcelino y Camí Reial. Operarios de la contrata colocaban este jueves bloques de hormigón para delimitar cambios en la calzada de la calle San Vicente Mártir, en las tareas previas de una nueva rotonda.

Calles como Pío IX, Ciudad del Aprendiz, Pío X, José Soto Micó y la citada San Vicente Mártir verán dentro de escasas fechas cómo mejoran los espacios para el paso de conductores y viandantes. Soler consideró la urbanización definitiva de un calado tan importante como la apertura del bulevar sur para San Marcelino y Cruz Cubierta. Esa es una de las razones que alerte del retraso que teme para el ajardinamiento del acceso.

«Sabemos que la situación económica actual no es buena aunque debemos reivindicar que se haga el parque, aunque sea por fases». El parque de la Rambleta es el mayor pulmón verde de esta parte de la ciudad, aunque está falto de una segunda fase que lo conecte con el bulevar sur. Abierto al público desde hace ocho años, ofrece un amplio arbolado, canales y lagos, así como un jardín mediterráneo.

Soler comenta también que las reivindicaciones vecinales han logrado una mejor comunicación para ciclistas y peatones entre el barrio y la zona del tanatorio municipal, donde también hay un polideportivo y un colegio público.

Queda pendiente la conexión del paso elevado en la prolongación de la avenida Gaspar Aguilar con la V-30. Es una obra, según los datos que maneja la asociación de vecinos, competencia de la Generalitat. Por lo que respecta al resto de las obras ferroviarias, está más atrasada la ejecución del llamado nudo sur, donde todavía no ha comenzado la parte de la urbanización.