Los vecinos de la Soberana de Xàbia temen una reparcelación de la zona

La asociación de propietarios rechaza que se llene de cemento y viales una de las áreas residenciales más antiguas y típicas

LUCÍA RONDAXÀBIA.
Camino de acceso a la zona residencial de la Soberana en Xàbia. ::                             ALEX MCCLURE/
Camino de acceso a la zona residencial de la Soberana en Xàbia. :: ALEX MCCLURE

La amenaza que supone la prolongación de la Ronda Norte de Xàbia por la zona de la Soberana y el Putxol tiene en vilo a decenas de propietarios desde los años 90. Máxime cuando en 1997, el Consistorio intentó reparcelar parte de una zona residencial de las más antiguas de la villa, lo que comportaba altos pagos y cesiones a 53 familias.

Estas se constituyeron en asociación y llevan 13 años de lucha para preservar sus derechos y la destrucción «con cemento y viales» de una partida que, pese a estar muy cerca del casco urbano, todavía conserva el sabor tradicional y el típico paisaje de la Xàbia de hace unas décadas.

Tras unos años de tranquilidad, el colectivo vuelve a verle las orejas al lobo. Según denuncian desde la asociación, la consulta de la documentación urbanística relativa al Documento Consultivo les hace sospechar que el Consistorio vuelve a intentar «meternos una reparcelación o Plan Parcial que llene a los propietarios de pagos».

En la memoria de documentos que se pueden consultar en la web del Ayuntamiento (alternativa 1 apartado 1.2.1.7 del suelo urbano y sectorizado) han detectado que se ha ampliado 163.885 metros cuadrados la zona afectada por un Plan de Reforma Integral (PRI) para la posible apertura de la Ronda Norte. Además de la Soberana y parte dels Putxols, se incluye la calle Calderón hasta el puente del Asilo, afirman los vecinos, lo que afectaría a unas 90 propiedades catastrales, de las que 71 tienen viviendas y 19 solares.

La asociación lamenta que se ataque a propiedades totalmente consolidadas «con una reparcelación inadecuada y con considerables costos económico», ya que calculan, puede salirles a 40 euros el metro cuadrado, aparte de tener que ceder un 30% de su propiedad.

Ante ello, recuerdan a los dirigentes, que los afectados «somos gente de clase media que la única pretensión que tenemos es poder trasmitir las casas a nuestros hijos o familias».

Para estos residentes, la situación es una repetición de lo ocurrido en 1997 y recuerdan que en aquel momento la asociación recurrió a todos los partidos políticos «recibiendo el apoyo de la mayoría de ellos». En este sentido, recuerdan que quien es hoy alcalde, Eduardo Monfort, se comprometió por escrito a «no apoyar ninguna modificación del Plan General que no sea aceptada por ustedes».

Monfort, entonces en el CDS, consideraba que reparcelar la Soberana y el Putxol era «destruir una zona medioambiental consolidada, de especial sabor paisajístico y xabiero» por lo que prometía estar al lado de sus vecinos y propietarios.

Asamblea

Para analizar la información que han encontrado y les tiene preocupados, la asociación ha convocado una asamblea general extraordinaria y urgente. Será el lunes 23 de agosto a las 21 horas en el Centro Social (calle Rafael Echagüe, 3) y, además de los socios, aconsejan la asistencia a todas las personas que residan en el lugar y que pudieran estar afectadas.

El colectivo no confía en que les reciban en el Ayuntamiento para explicarles. Cuando estas semanas han acudido a consultar el Documento Consultivo a la Capella de Santa Ana sólo han podido ver papeles pero nadie ha atendido sus dudas.

Fotos

Vídeos