Xàbia inicia obras «contra reloj» en la carretera de la Guardia

Los trabajos serán por tramos para minimizar el bloqueo de entradas al Toscal y Tossalet aunque dejarán casas aisladas en septiembre

LUCÍA RONDAXÀBIA.
La carretera de La Guardia, donde se iniciarán las obras. ::                             J. IGLESIAS/
La carretera de La Guardia, donde se iniciarán las obras. :: J. IGLESIAS

Al Ayuntamiento de Xàbia siempre le surgen problemas que acaban convirtiéndose en obras públicas a mitad de verano. Este año toca a la zona del Toscal y Tossalet, donde el lunes empezarán los trabajos para acondicionar la red de pluviales y drenar el barranco.

Se trata de un proyecto catalogado como «de emergencia» después de la riada de octubre del 2007. Pero primero las negociaciones entre Administraciones para repartirse los costos, después el tiempo para la redacción del proyecto, la tramitación de los permisos necesarios de la Confederación Hidrográfica del Júcar y el procedimiento de adjudicación han acabado por dejar al Ayuntamiento sin margen de maniobra para cumplir los plazos.

Según explicó el concejal de Obras Públicas, Antonio Torres, la fecha tope para terminar la obra y cobrar la subvención es el 1 de diciembre. No quedan ni cuatro meses aunque el tiempo estimado para terminar el casi un kilómetro de pluviales (de entre 1 metro y 800 milímetros de diámetro) y la ampliación del lecho del barranco se prolonga a los seis meses.

Por ello, este mismo lunes 9 de agosto empezarán unas obras prácticamente a contrarreloj. La empresa adjudicataria, Santacreu S.L, ha planificado junto al consistorio una actuación «por tramos» para minimizar las molestias al vecindario y su incidencia en el tráfico.

La primera fase se centrará en la carretera de La Guardia hasta su confluencia con la Avenida del Rosal. Según indicó el concejal, es un tramo donde no hay ninguna entrada a viviendas y la circulación es fácilmente desviable por la paralela calle Tomillo. El segundo segmento de obra será a partir de ese mismo punto (dejando libre el tráfico por la Avenida Rosal) y hasta la calle de La Bleda. Se calcula que esto puede estar terminado a finales de agosto.

Ya en septiembre, con el bajón de residentes estacionales, se atacarán los puntos «más traumáticos». Algunas casas de las calles Bleda, Bresquiller y Angilaga quedarán con el acceso limitado (solo se podrá llegar andando) durante tres o cuatro semanas. Después, se trabajará en un «punto crítico» que supondrá cortar unos días la carretera de La Guardia. Durante todos estos días, el Ayuntamiento garantiza que habrá rutas alternativas para moverse por el Tossalet y Toscal.

Ya en último lugar, y confiando en que este año las lluvias se comporten, se acometerá el drenaje del lecho del barranco del Tossalet, que desemboca en el Saladar. El proyecto, que sigue las indicaciones de la dirección de cuenca del Júcar, incluye destruir y rehacer el puente sobre la calle de Chopo.

El concejal responsable pidió comprensión a los afectados y aseguró que en el Ayuntamiento «no es que queramos hacer obras en agosto pero las cosas han venido así». Las otras actuaciones que quedan en marcha de las del Plan de Emergencia post riada son de menor calado y afectan al camí de les Ribes, camí Vell de Teulada, camí de la Benitzaina o camí Cabanes. Además, se han hecho catas para comprobar las estructuras de los puentes sobre Triana y La Fontana y en breve se iniciará la mejora del drenaje en el camí de La Fontana.

Fotos

Vídeos