Las contrataciones de verano se congelan

Los sectores que tiran del empleo en esta época, servicios y turismo, prevén que la contratación será similar a la de 2009

JAVIER CARCELLERVALENCIA.
Un camarero sirve un refresco a una cliente en el Paseo Marítimo del Puerto de Sagunto hace unas semanas. ::
                             LP/
Un camarero sirve un refresco a una cliente en el Paseo Marítimo del Puerto de Sagunto hace unas semanas. :: LP

Si alguien piensa que la llegada del verano aliviará en buena medida la tasa de desempleo en la Comunitat Valenciana, debe pensárselo dos veces. Los sectores económicos que tradicionalmente han retirado del paro a más personas de julio a septiembre, caso del comercio o el turismo, no prevén realizar muchas más contrataciones extraordinarias que las del año pasado, que fueran casi imperceptibles.

La reducción del paro se dejará sentir, por supuesto, pero en márgenes que pueden oscilar entre un exiguo 3% y un optimista 13%, sobre todo centralizado en el sector servicios (cajeros, reponedores, auxiliares administrativos, recepcionistas, socorristas, márketing telefónico, camareros, cocineros o animadores). Poco se puede esperar de este verano en materia de contratación. Los testimonios de las organizaciones empresariales y de los profesionales laborales así lo adelantan.

Ricardo Gabaldón, presidente del Colegio de Graduados Sociales de Valencia y del Consejo Autonómico de Graduados Sociales, los profesionales por donde pasan todos los contratos, indica que «lo único que ha cambiado en el comienzo del verano es que hasta el mes pasado sólo tramitábamos despidos y ahora hacemos algún contrato».

Según los datos que posee el colegio «una pequeña punta sí que puede haber, pero estoy casi convencido de que no hemos tocado suelo, cuando ya debería haber sido así, y que el fondo lo veremos a partir de septiembre».

Gabaldón afirma que estos tres meses «tanto a nivel de autónomos como de contrataciones, no habrá decrecimiento y aumentarán los contratos y las altas a la Seguridad Social en el sector servicios y el turismo, sobre todo temporales. Ojalá se mantenga esta tendencia».

Las asociaciones no confirman de momento sus deseos. Encarna Sanchis, presidenta de la Confederación Valenciana de Comercio (Covaco) comenta que «la contratación en los próximos dos meses en el sector comercio va a evolucionar de forma similar a como lo ha venido haciendo en los últimos meses». Es decir, las mínimas.

La pyme comercial, a pesar de las dificultades económicas, ya está realizando suficientes esfuerzos con mantener las plantillas. De hecho, los índices de empleo no han variado significativamente en el último año. Según el avance del Informe de Coyuntura del Comercio Urbano de la Comunidad Valenciana correspondiente al segundo trimestre de 2010, que se hará público en los próximos días, «el 92,60% de los comercios encuestados prevé mantener su plantilla en los próximos meses, mientras que el 4,40% la aumentará y sólo un 2,90% la reducirá», adelanta Sanchis.

Desde la perspectiva del empleo, la presidenta de Covaco afirma que «las rebajas de este verano no van a tener una incidencia significativa sobre la contratación, porque además de que la campaña de verano no tienen la misma incidencia que la de la de invierno, la reducción del consumo que viene arrastrándose desde hace meses, junto a la falta de financiación que están soportando las pymes, restringe la capacidad de contratación».

En el avance de la Encuesta de Coyuntura, sólo un 33,3% de los comercios que prevé nuevas contrataciones lo hacen específicamente por la campaña de rebajas. No obstante, sí se apreciará durante la época estival un incremento de la oferta de empleo en las zonas costeras que reciben mayor afluencia de turismo y en aquellas localidades con segundas residencias.

Este incremento se da fundamentalmente en aquellas pymes comerciales que tienen mayor oferta de alimentación, ocio o de productos de temporada, artículos de regalo y culturales o productos del terreno.

Los nuevos puestos que se cubren son fundamentalmente los de dependientes y para este tipo de comercios orientados al turismo es fundamental que sus empleados conozcan idiomas y que tengan conocimientos que les permitan orientar al cliente sobre los productos específicos que demandan.

En conclusión, «el comercio urbano valenciano no ha trasladado directamente la crisis económica al empleo y mantienen prácticamente los mismos índices que cuando empezó la recesión económica», comenta Encarna Sanchis.

Las grandes superficies no se encuentran mejor. Hace dos años por estas fechas, la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (Anged), remitía una nota de prensa con las nuevas contrataciones de verano. Desde 2008 no emite ninguna. De todas formas, Anged recuerda que el gran comercio refleja una buena posición competitiva en la Comunitat Valenciana, como indican las cifras de ventas (4.400 millones de euros) y de empleo (19.806 trabajadores).

«En un contexto desfavorable, con una caída del consumo privado en España del 5,6%, la cifra de negocio de las empresas de Anged alcanzó los 39.916 millones de euros, un 5% inferior a la registrada el año anterior, pero con una evolución mejor que la registrada en el conjunto del sector del comercio minorista», señala su presidente, Juan Manuel de Mingo.

El turismo no se encuentra mejor. Uno de los núcleos más potentes del sector, la Costa Blanca, ya ha hecho sus cuentas. Según Hosbec, el sector hotelero y el alojamiento turístico de la Costa Blanca proporcionará empleo directo a unos 15.000 trabajadores en la temporada alta, yendo 'bien' la temporada.

La diferencia de empleo entre el punto máximo y el punto mínimo puede estar entre 15.000 trabajadores en verano y 8.000 en diciembre y enero.

«Nuestras previsiones estiman que el volumen de trabajadores se mantendrá en los mismos niveles que 2009, sin que existan variaciones sustanciales».

Al sector de la construcción, ni se le ve, ni se le espera. Según señala el presidente de la Asociación de Grandes Empresas de Trabajo Temporal (Agett), Francisco Aranda, «estimamos que la construcción tardará más en crear empleo, pese a las políticas de estímulo asociadas a este sector que hasta ahora sólo han servido para amortiguar su deterioro».

El plazo para su recuperación es complicado de fijar porque aunque el sector de la construcción ha presentado aumentos de la afiliación en abril, mayo y junio, «las ramas de construcción de edificios e ingeniería civil siguen destruyendo empleo».

Sus previsiones apuntan a que el sector de la construcción no remontará de manera sostenida, a pesar del comportamiento favorable experimentado en los últimos meses. Además, precisamente en verano suele reducirse la actividad de forma notable respecto a otras épocas del año.

Francisco Aranda comenta que en el caso de la Comunidad Valenciana, «este sector ha experimentado un deterioro muy importante, y ha sido responsable de la inmensa mayoría del empleo perdido en la región. Un dato a tener en cuenta es que al inicio de la crisis, el peso de los ocupados en construcción sobre el total de ocupados era del 15%, y en estos momentos es del 9,6%, y ha destruido 147.000 empleos desde que comenzó la crisis».

Aranda recuerda que la comunidad autónoma valenciana basó parte de su economía en el sector de la construcción «y la realidad de esta crisis nos muestra que aquellas regiones con una economía más diversificada han solucionado mejor los embates de la crisis. Es por ello que todas las regiones deberían apostar por aquellos sectores más competitivos y que generen un mayor valor añadido».

Otra foco tradicional de yacimiento de empleo, el sector cerámico de Castellón, tampoco mejorará este verano. El presidente de la Asociación Española de Fabricantes de Azulejos y Pavimentos Cerámicos (Ascer), Joaquín Piñón, recordó que «en los últimos ejercicios las vacaciones no se suelen sustituir y no pensamos que vaya a ocurrir lo contrario durante este año puesto que las empresas ya organizan las vacaciones y su producción de acuerdo a las necesidades de actividad».

Señala que «durante lo que llevamos de año se ha seguido destruyendo empleo, pero de forma mucho más suave que los ejercicios anteriores».

Habrá que esperar a los datos oficiales sobre la evolución del paro del Ministerio de Trabajo, pero de momento las perspectivas de contratación y altas a la Seguridad Social no son halagüeñas.

Fotos

Vídeos