DÉNIA: CRÓNICA DE LOS MORISCOS

Mª ÁNGELES ARAZO

Además de la bellísima naturaleza con que está dotada la antigua Daniyya, polo de atracción turística que en verano se multiplica, siempre en este tiempo de baños, sol y ocio, se tiene el acierto de programar muestras interesantes, proyectos del arqueólogo José A. Gispert Santonja, profesional incansable en el área de la investigación histórica. Actualmente, se han abierto las puertas de la Torre del Consell del Castell para contemplar la exposición 'Crónica de los Moriscos, su expulsión desde el puerto de Dénia, viaje a Orán y otras plazas del Norte de África. Influencia del Duque de Lerma'.

Los paneles con textos explicativos, mapas, cuadros, láminas, manuscritos y objetos mil, recrean el hecho escalofriante de que más de 47.000 moriscos valencianos fueron expulsados desde el puerto de esta ciudad y trasladados a Orán, en galeras comandadas por el Marqués de Santa Cruz.

En tal periodo es decisiva la figura de Francisco Gómez de Sandoval y Rojas, Duque de Lerma, quinto Marqués de Denia; culto, osado y ambicioso, a la vez que impulsaba la transformación urbanística y monumental de la urbe, ascendía en el intrigante mundo de la corte de Felipe III, siendo mutuas las prebendas y honores. Así tres años después de que los moriscos fuesen embarcados, en 1612, Dénia recibía el título de Ciudad, en base a 'su puerto, seguro y capaz'.

Recordemos que como valido del monarca fue quien en el Consejo de Estado, reunido el 30 de enero de 1608, consiguió que se decretase la expulsión de la población morisca, tan alentada por el arzobispo de Valencia, Juan de Ribera.

Además del bloque expositivo sobre los moriscos, hay que resaltar la colección de armas pertenecientes al siglo XVII, que el Museo Arqueológico de la Ciudad de Dénia viene enriqueciendo desde hace tres años, adquiridas mediante subasta de una casa noble de Madrid: armaduras, petos, espaldares, alabardas, morriones y arcabuces.

Cita ineludible en el torreón del sigloXV, la famosa Torre del Consell.