Fuertes vientos complican la Plantà y retrasa el remate de algunos monumentos

En Florida Plaza La Viña tuvieron que retirar el acabado para darle mayor seguridad

:: T. R. ALICANTE.
Fuertes vientos complican la Plantà y retrasa el remate de algunos monumentos

Las rachas de viento que se produjeron durante el día de ayer, que llegaron a alcanzar los 35 kilómetros por hora, no fueron buenas compañeras de la Plantà de las hogueras y pusieron en peligro la estabilidad de algunas de ellas. Una circunstancia que se prolongará durante el día de hoy, según aseguraron los miembros de los equipos de bomberos. El viento obligó a los responsables de las comisiones fogueriles, como en el caso de la hoguera de Florida Plaza La Viña que se halla situada en el cruce de las calles Asturias y Aries, a reclamar la presencia de los Bomberos para revisar el monumentos y garantizar la seguridad de los visitantes.

Un aviso que motivó que los efectivos de la Policía Local que se trasladaron por la tarde hasta el lugar donde se planta la hoguera ampliaran el perímetro de seguridad. Además, los miembros del Servicio de Prevención y Extinción de Incendios (SPEIS) y el artista de la hoguera de Florida Plaza La Viña, Carlos Albaladejo, ante la posibilidad de que el viento dañara la estructura de la pieza y provocara su caída, revisaron el remate del monumento, que es el pincel de un artista cuya parte más gruesa representa la Cara del Moro del Castillo de Santa Bárbara.

Juan Alcaraz, presidente de la comisión, relató que tras oír crujir el remate de la hoguera, que alcanzaba los 17 metros, decidieron bajarlo con el fin de afianzarlo. Una tarea que acometieron los operarios del taller del artista ayudados por una grúa y que supuso recortar entre metro y medio y dos metros el anclaje de madera sobre el que se sustenta el remate y darle así mayor estabilidad.

Una medida que supuso el tener que romper algunas zonas del cuerpo central de la hoguera, que se continuó montando anoche, especialmente para adecuar la base, para que estuviera hoy en perfectas condiciones. Algo que, a juicio de Alcaraz, debería tenerse en cuenta por parte del jurado cuando pase a calificar el monumento, cuyo presupuesto es de algo más de 12.500 euros y que participa en al tercera categoría.

Altozano

El presidente de la hoguera especial Altozano, Julio Maldonado, fue otro de los que recibió el aviso para que estuviera pendiente de su hoguera por culpa de las rachas de viento. Veinticuatro horas después de la primera visita y de superar la inspección de seguridad, el responsable de los Bomberos, Juan Calvo, volvió a presentarse en Altozano, sobre las dos y media de la tarde, para ponerle sobre aviso ante la situación adversa que se estaba registrando para llevar a buen término la Plantà. El comunicado de la Concejalía de Seguridad Ciudadana, informaba textualmente que «de acuerdo con los responsables de la comisión de la Hoguera de Altozano, se ha decidido suspender las visitas a este monumento», una medida que podría extenderse a hoy «si, como indica la previsión, se repiten las rachas de viento»

Sin embargo, Maldonado matizaba estas palabras, ya que la hoguera en la tarde de ayer todavía no era visitable y no lo será hasta que hoy pase el jurado. Es más, «yo soy el primero en cerrarla si veo el más mínimo riesgo», aseguró.

Aun así, Maldonado apuntaba que «el aire por aquí pasa muy bajo, parece más como un remolino y las palmeras apenas se mueven».

La cúpula está en perfectas condiciones y el arquitecto que visitó ayer el monumento -después de Calvo- también dio su visto bueno. «Me ha dicho que está todo correcto y que está súper seguro y preparado», por lo que a primera hora de hoy está previsto que acuda al Colegio Oficial de Arquitectos para visar el certificado.

«El tiempo no nos da tregua», reconocía el presidente en plena vorágine de la Plantà. Y es que «todavía nos queda mucha faena de decoración, poner la moqueta...acabaremos tarde». Detalles y retoques que permitirán a los visitantes entrar en el templo -en caso de que hoy pueda abrirse al público- y disfrutar del tributo que se ha querido hacer a la ciudad por primera vez desde hace siete años. No en vano, el Ayuntamiento prohibió en 2003 la posibilidad de realizar rutas internas.

Mientras, los miembros de la comisión de la hoguera de Florida Portazgo, cuyo monumento de categoría especial construido por el artista Vicente Martínez Aparisi tiene un remate muy arriesgado, se mostraban ayer preocupados por las fuertes rachas de viento.

Y ello pese a que la hoguera se ha retranqueado unos metros para evitar que le diese el viento del pasaje de Acuario. El viento llevó a los operarios del artista hacia las once de la mañana a afianzar una de las piezas del cuerpo central.

En concreto la pieza que representa el pañuelo del ilusionista que se alza sobre la hoguera y que se balanceaba con riesgo de caerse sobre las figuras de la base.

Las rachas de viento obligaron también a que el presidente de la hoguera, Manuel Jiménez, y el artista Vicente Martínez, decidieran esperar hasta bien avanzada la noche para colocar el remate de la hoguera, que alcanza los 20 metros de altura.

Especialmente porque el remate, que tiene un peso de casi mil kilogramos, se sujeta sobre una base de apenas cuarenta centímetros de ancho.

La preocupación por el viento se hacía extensiva también a otras comisiones, sobre todo las de categoría especial que están rematadas por grandes piezas, como la de Port d'Alacant, plantada sobre un plataforma flotante y que ha construido el artista Pachi.

En cualquier caso, muchas de las hogueras que ayer no habían levantado el remate decidieron esperar hasta última hora para ver la evolución del viento, y rezaban para que hoy no se prolongara esta situación que pone en riesgo los monumentos que tanto les ha costado levantar.

A contrarreloj. Así trabajaban ayer los artistas de hogueras y barracas para que los monumentos de las distintas categorías y las portadas estén a punto antes de que durante la mañana de hoy las visiten los miembros del jurado que han de otorgar los premios. Un fallo que se hará público a partir de las 17.30 horas, tras la deliberación que se hará en el restaurante Nou Manolín.