El Ontinyent está a un solo paso de subir a Segunda

El equipo de Antonio Aparicio conocerá esta tarde a su rival en el cruce definitivo, Sant Andreu o Alcorcón

ENRIC ALBEROEIBAR.
Dos jugadores del Ontinyent marcan al del Eibar. ::
                             FÉLIX MORQUECHO/
Dos jugadores del Ontinyent marcan al del Eibar. :: FÉLIX MORQUECHO

Un solitario gol y un sueño que sigue en pie. El Ontinyent selló ayer su pase a la eliminatoria definitiva para luchar por una plaza en la Segunda división después de noquear al Eibar. El tanto de Paco Montañes sirvió para certificar un cruce que ya estaba encarrilado tras la victoria por 2-1 en la ida.

El tanto del extremo castellonense alivió a un Ontinyent que preveía unos últimos cinco minutos de auténtico sufrimiento en Ipurúa. En un encuentro sin demasiadas ocasiones de gol, el equipo de Antonio Aparicio selló su pase a la final del play off de ascenso a la Segunda división.

La buena disposición defensiva de los blanquinegros contuvo a un Eibar sin apenas recursos ofensivos. Ni la altura de Arruabarrena por un lado, ni la habilidad de Sutil por otro, fueron argumentos suficientes para apartar a los valencianos de su sueño.

Bien sostenido por Gonzalo y Raúl Muñoz en la retaguardia, y con unos Jony y Rubio trabajando a destajo en la presión, el equipo de El Clariano apenas sufrió en el mítico campo armero. Solamente durante el tramo final con el marcador empatado a cero se temió por la eliminatoria. Aparicio sacó a Manrique y Saavedra para contrarrestar el poderío aéreo eibarrés. Mientras, el Ontinyent vivía encerrado en su área.

Justo cuando peor pintaban las cosas, Paco Montañes, el jugador más en forma de la plantilla en este momento, inició un contraataque vertiginoso. Asistió a David Torres, que le devolvió un centro al pie para que el extremo de Castellón fusilara a Zigor. Ahí terminó la eliminatoria y los blanquinegros sellaron su pase.

A partir de ese momento el Eibar trató de, al menos, empatar el encuentro, pero sus esfuerzos chocaron con la fortaleza defensiva de los blanquinegros con Rangel a la cabeza. Menuda parada hizo ayer con empate a cero.

Tras el partido, el técnico local, Manix Mandiola, afirmó que su equipo llegaba muy justo a la promoción y declaró que su rival fue el justo vencedor de este duelo de semifinales.

Por su parte, Antonio Aparicio agradeció el apoyo de los 200 incondicionales que se metieron entre pecho y espalda 10 horas de autobús para completar los más de 700 kilómetros que separan la capital de la Vall d'Albaida de Eibar.

Los blanquinegros son el único equipo de estas rondas finales que ha logrado ganar los cuatro partidos que ha disputado en las eliminatorias. Nadie más lo ha logrado. Eso habla del potencial de un conjunto con uno de los presupuestos más bajos de todo el grupo tercero.

Esta tarde, en la Ciudad Deportiva de Las Rozas, el Ontinyent conocerá su último escollo en el camino a Segunda. El rival saldrá del dúo que forman el Sant Andreu y el Alcorcón. Ambos conjuntos acabaron la temporada como líderes de sus grupos, por lo que les corresponde un equipo que se clasificara por debajo. El cuarto que ha superado esta fase es el Barcelona B.

Fotos

Vídeos