Frutas con DNI

La firma Laser Food, de la Universidad de Valencia, desarrolla un sistema inocuo para grabar cada fruto y evitar posibles fraudes La piel se convierte en etiqueta individual gracias al láser

V. LLADRÓVALENCIA.
Un kiwi en el que Laser Food tuvo ayer la deferencia de grabar el nombre de Las Provincias. ::
                             D. TORRES/
Un kiwi en el que Laser Food tuvo ayer la deferencia de grabar el nombre de Las Provincias. :: D. TORRES

Las frutas y hortalizas han de venderse al público perfectamente 'normalizadas' e identificadas, indicando diversos datos esenciales como el tipo de artículo, variedad, categoría comercial, marca, procedencia, empresa productora... Sin embargo, la ley sólo obliga a que esa identificación se haga en las etiquetas de cada envase o caja, o en los carteles que anuncian en las tiendas cada tipo de mercancía, lo que puede dar pie a que, bajo esa nomenclatura colectiva, puedan expedirse productos que no correspondan a lo señalado.

Para evitar estos fraudes, una firma valenciana, Láser Food, radicada en el Parc Científic de la Universitat de Valencia, ha desarrollado un innovador sistema, patentado a nivel mundial, que permite grabar por láser, sobre la piel de cada fruto, todos los datos necesarios para identificarlo de manera inequívoca. De esta manera, al trasladar a cada unidad, y de forma indeleble, la información que ahora se facilita sólo en los embalajes, además de evitar irregularidades se consigue aportar a las frutas un importante valor añadido.

El sistema ha sido presentado a la sociedad en general en la jornada de puertas abiertas 'Expociencia 2010, que tuvo lugar ayer en el citado Parc Científic, donde se mostraron también otros logros de empresas radicadas en el campus universitario de Burjassot, como los avances de Valentia Biopharma en la investigación de nuevos fármacos contra enfermedades musculares extrañas valiéndose de la mosca 'Drosophila'; o el nuevo sistema de definición de espacios desarrollado por Alkime, que puede ser muy valioso para orientar a bomberos en situaciones de emergencia y sin visibilidad; o los prometedores resultados de IFIC en el manejo y control de partículas, enseñando al público aplicaciones concretas de su proyecto Antares, un detector sumergido en el Mediterráneo que estudia los neutrinos, capaces de cruzar toda la Tierra y nuestros propios cuerpos sin que nos demos cuenta.

Rafael Ibáñez, de Láser Food, explicó que muchas empresas hortofrutícolas españolas, sobre todo valencianas, ya se han interesado por las virtudes de esta invención y están dispuestas a instalarla en sus cadenas de selección y empaquetado. Algunas ya lo emplean en melones. En cítricos seguro que lo harán diversas firmas en otoño próximo, cuando empiece la nueva campaña. En este caso, la aplicación ha exigido al equipo investigar sobre cómo materializar las inscripciones, utilizando un líquido especial (inocuo y del ámbito alimentario) para que se hagan visibles las sutiles 'quemaduras' que aplica el láser en forma de letras.

Ahora mismo tratan de resolver el problema de cómo aplicar este etiquetado especial sobre los tomates, cuya piel es más delicada, pero están a punto de conseguirlo. Sólo es cuestión de ajustar la intensidad y el procedimiento, porque varían para cada producto.

Una posibilidad añadida es que en el etiquetado individual de cada fruta pueda ir un código alfanumérico que permita al consumidor localizar, a través de 'Google Earth', el campo donde se obtuvo esa naranja o esa pera, y el almacén dónde se trabajaron. Trazabilidad total.