Amjasa da luz a una urbanización de Xàbia a la que se le cortó por impago

El PSPV tilda de trato de favor que la empresa instale un equipo en la promoción inacabada con la excusa del suministro de agua

LUCÍA RONDAXÀBIA.

La empresa de aguas públicas de Xàbia vuelve a estar en el centro de las más agrias disputas políticas. Ahora, es un supuesto «trato de favor» a una promotora el que se denuncia por parte del PSPV.

El portavoz socialista, José Chulvi, pidió en el último pleno al edil Miguel Savall que le explicara «por qué ha estado un grupo electrógeno de Amjasa dando servicio eléctrico a la urbanización Villes al Vent» durante, al menos, un mes y medio.

Esta promoción sigue siendo privada al no estar concluida ni recepcionada por el Consistorio y, además, arrastra un historial polémico, con juicios y reclamaciones ya que, gracias a un extraño convenio, se le vendió a bajo precio las parcelas que, por Ley, eran propiedad del Ayuntamiento como suelo dotacional.

«¿Ahora también les ayudamos cuando se quedan sin suministro eléctrico?», inquirió Chulvi, quien exigió un informe del caso, quién lo autorizó, si se ha puesto a algún empleado público a controlarlo y cuánto dinero ha costado el gasoil para su funcionamiento. También que se tomen decisiones para depurar responsabilidades.

Las explicaciones del responsable de aguas no tranquilizaron demasiado a los socialistas. Miguel Savall indicó que Amjasa tiene un contrato «provisional» o de obra de suministro con la empresa promotora y que, llegó un día en que se empezaron a recibir quejas porque no tenían agua.

«Se comprobó que el problema es que no había luz, por eso no funcionaba la bomba que impulsa el agua. Tras hablar con ellos y que nos dijeran que tenían un problema con Iberdrola decidimos, como solución de urgencia, subir el grupo electrógeno para restablecer el suministro hasta que se normalizara la situación», contó Savall.

Sin embargo, más tarde supieron que el «problema» con Iberdrola de esta empresa es que les adeudaba unos 5.000 euros en recibos y por ello, le habían cortado el suministro, reconoció el edil. En vista de que la empresa no reaccionaba, se le dio un plazo de 24 horas para poner solución y, como tampoco lo hizo, se retiró el generador y, por tanto, se quedaron sin agua. Tres días después y con una denuncia en la Guardia Civil de por medio, la empresa Desarrollo Cansalades pagó a Iberdrola y recuperó el servicio y con él, el de agua.

El portavoz socialista incluso se tomó a broma las explicaciones de Savall. «Que pasa, que ahora Amjasa es una ONG? ¿Eso significa que a todos los que no paguen la luz les vamos a llevar un grupo electrógeno». Más lejos fue el también socialista Rafa Bas, quien repitió que el caso le parece «un trato de favor que Amjasa le hace a una empresa privada porque el concejal es amigo y nos lo paga».

Savall, aunque admitió que «no lo volvería a hacer» negó que sea ningún trato de favor (más tarde admitiría que tal vez había pecado de ingenuidad), que como prueba está que el promotor les ha denunciado y que solo fue «por las personas que están viviendo allí».

Bas volvió a rebatirle que los inquilinos «que le reclamen a la promotora» porque Amjasa «no tiene por qué ir a ponerle ningún grupo electrógeno y pagarles el gasoil». Los socialistas exigieron que el asunto se esclarezca y «se pidan responsabilidades».

Otras cuestión que preguntó el PSPV en el pleno fue por la defensa de la propiedad de la iglesia de Sant Bertomeu. El edil de patrimonio, Juan Carlos Generoso, indicó que el catedrático contratado para el caso ha pedido toda la documentación que necesita y en el plazo de un mes, presentará el dictamen definitivo.

También salió a relucir la polémica de la piscina, puesto que se rescindió el contrato con la empresa que elaboró el proyecto. El portavoz socialista dio «las gracias» al equipo de gobierno «por su esfuerzo en reivindicar la piscina» y calificó de triste que lo único que tengamos de esta instalación sea «44.000 euros tirados a la basura».

El alcalde, Eduardo Monfort, aseguró que tanto él como los ediles del PP han hecho todas las gestiones «pero de forma discreta y donde tocaba» y seguirán insistiendo. Una afirmación que compartió Juan Moragues que prometió «no descansar hasta que la piscina no comience».

En otro orden de cosas, la Corporación de Xàbia recordó guardando minutos de silencio antes de la sesión a dos ex concejales fallecidos recientemente: Vicente Marzal y Antonio Bolufer.

Fotos

Vídeos