Paterna asume que Ikea no podrá abrir su tienda en verano de 2012

Las negociaciones siguen abiertas y el plazo para que se presenten empresas que construyan los accesos se amplía a julio

M. J. CARCHANOVALENCIA.
Paterna asume que Ikea no podrá abrir su tienda en verano de 2012

«Ahora mismo no podemos afirmar con seguridad que Ikea vaya a abrir una tienda en Paterna». Continúan las negociaciones entre el Ayuntamiento y la multinacional, pero todavía no hay nada firmado. Por eso en Paterna son muy cautos, después de que hace dos meses estuviera a punto de romperse el acuerdo para instalar la primera tienda de Ikea en la Comunitat Valenciana en los terrenos ubicados junto a Heron City. A falta de fechas definidas, lo que está claro es que la tienda ya no se inaugurará en el plazo previsto, en septiembre de 2012. Así lo reconocieron fuentes municipales. «Van pasando los meses y todavía no hay acuerdo definitivo, así que evidentemente no se va a abrir en dos años». Habrá que esperar entonces al menos hasta 2013 para que la tienda pueda abrir sus puertas.

A las negociaciones se suma ahora un nuevo contratiempo. Como ya contó ayer LAS PROVINCIAS, Paterna ha alargado el plazo para la presentación de ofertas por parte de empresas que quieran crear una firma mixta con el Consistorio. Este acuerdo permitiría, entre otras inversiones, construir los accesos a la tienda. «No está claro que tenga que ser esta empresa la que finalmente haga las infraestructuras que necesita Ikea. Ahora mismo todas las posibilidades están abiertas».

El Ayuntamiento de Paterna dice que hay cuatro firmas interesadas en asociarse con el Consistorio para acometer las inversiones futuras de la ciudad. «Son estas empresas las que han pedido más tiempo para seguir estudiando la propuesta, porque no hay precedentes en España de este tipo de acuerdos». Los accesos a Ikea también estaban incluidos en este paquete, pero al alargarse los plazos -ya es la segunda prórroga-, se podría plantear otra fórmula que fuera más simple, dicen en Paterna.

El pasado año, el alcalde de la localidad, Lorenzo Agustí, anunció un acuerdo con Ikea y una propuesta de convenio para desarrollar las infraestructuras necesarias, entre ellas la prolongación del tranvía, un paso inferior y otro superior sobre la autovía de Llíria y nuevas calles y rotondas. Este convenio debería haberse aprobado en enero, pero ha habido desacuerdos que están retrasando la llegada de la tienda.

Ikea pidió al Ayuntamiento discreción, y ahora asegura que no concretará los detalles del acuerdo hasta que esté firmado. De momento, lo que está claro es que va con retraso, que obligarán a los valencianos a acudir a Murcia al menos medio año más.