Sanitat rechaza la cantera del AVE en Vila-real «por su impacto al hospital»

La Conselleria considera que «el ruido y el polvo derivados de la extracción de áridos podría perjudicar a los pacientes del centro»

VICENT GRANELVILA-REAL.

La Conselleria de Sanidad ha emitido un informe desfavorable sobre la propuesta de Adif de crear una cantera de 900.000 metros cuadrados en el término municipal de Vila-real para la construcción de los taludes necesarios para el paso del AVE por la provincia. En concreto, el documento, presentado ayer por el portavoz del equipo de gobierno de la localidad, el popular Ignasi Clausell, constata que «la extracción de áridos en una zona cercana a un colegio, una residencia de mayores y al Hospital La Plana generará graves problemas de ruido y levantamiento de polvo, perjudicando notablemente a los usuarios de dichas instalaciones».

Así pues, la Conselleria considera «inadecuado» el emplazamiento escogido por la empresa estatal encargada de las infraestructuras ferroviarias, al considerar que «el ruido producido por las máquinas y los camiones puede afectar a las personas tanto en el sueño como en su estado anímico, dando lugar a irritabilidad, agotamiento, ansiedad u otras patologías».

Respecto al polvo generado por la cantera, que prevé ocupar la extensión de 25 campos de fútbol, Sanidad considera que «podría perjudicar tanto a los enfermos residentes en el hospital como a los visitantes y a los propios trabajadores del centro».

Asimismo, el informe, avalado también por el director de Salud Pública de Castellón, Antonio Arias, destaca que «el sistema habitualmente utilizado para minimizar el polvo derivada de las canteras es el riego por aspersión, que provoca la existencia de zonas húmedas superficiales en las que suele habitar la legionella, lo que a su vez podría contaminar los sistemas de refrigeración del hospital, la residencia de ancianos o el colegio».

Para Clausell, «este documento viene a apoyar la tesis del Consistorio, que desde el primer momento se opuso a la propuesta de Adif», por lo que instó al Ministerio de Fomento «a replantearse la decisión y buscar soluciones alternativas a la creación de la cantera».

En este sentido, cabe recordar que el Ayuntamiento de Vila-real no fue el único que se posicionó en contra de la instalación. También la Asociación de Empresas de Áridos de la Comunidad Valenciana (Arival) mostró su «rotunda oposición» a la propuesta planteada a principios de año por la empresa estatal, al considerar que en que en la zona «ya existen suficientes canteras autorizadas».

En concreto, el presidente de Arival, Manuel Hermoso, afirmó que las explotaciones existentes cumplen «todos los requisitos de seguridad laboral y calidad», algo que duda que se dé «en una explotación ocasional», que además creará un nuevo impacto medioambiental.

Por su parte, el subdelegado del Gobierno en Castellón, Antonio Lorenzo, durante una visita oficial a Vila-real, recriminó la postura «poco dialogante» del Ayuntamiento ante la decisión de Adif y recordó que «esta necesaria infraestructura ya estaba plasmada en el proyecto inicial del Ministerio de Fomento y no recibió ninguna alegación por parte del Consistorio de la localidad durante su fase de exposición pública».

Por todo ello, el subdelegado abogó por «el diálogo entre las distintas administraciones» y aseguró que «Adif siempre ha mostrado su disponibilidad para encontrar soluciones al gusto de todos». «De hecho, ya se ha comprometido a regenerar la zona una vez concluyan las extracciones», indicó.

Por su parte, el alcalde de Vila-real, el popular Juan José Rubert, se reafirmó en sus declaraciones y aseguró que «el Consistorio no consentirá bajo ningún concepto la extracción de áridos en una zona cercana a un colegio, una residencia de mayores y al Hospital La Plana y calificada cono urbanizable en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de la localidad».

De hecho, el equipo de gobierno local remitió a mediados de febrero un informe a la Administración Central rechazando el proyecto e instó a las consellerias de Medio Ambiente, Sanidad, Infraestructuras y Educación a que evaluasen los posibles riesgos y adoptasen las medidas necesarias para ayudar al Consistorio a defender los intereses de los ciudadanos de Vila-real. Una petición que ya ha obtenido respuesta por parte del departamento de Sanidad, que ha destacado los problemas de salud que podrían derivarse de la creación de dicha cantera de áridos.