Xàbia agiliza la construcción de 252 casas con la excusa de una rotonda

El ejecutivo da un día a la oposición para que estudie un complicado expediente urbanístico que se inició hace más de nueve años

LUCÍA RONDAXÀBIA.
Xàbia agiliza la construcción de 252 casas con la excusa de una rotonda

Mientras que el grueso del Saladar mantiene la suspensión de licencias desde hace un lustro, al ejecutivo de Xàbia le han entrado las prisas por desbloquear la edificación en los sectores dos y cuatro de la zona, paralizados desde hace casi una década por deficiencias.

Ayer, el equipo de gobierno (Bloc Centristes, PP y Ciudadanos por Jávea) aprobó de forma urgente una documentación urbanística que recopila todos los informes, problemas y rectificaciones del Plan de Homologación del Saladar y dos planes parciales que conllevan la edificación de 252 nuevas casas.

Un paso que le exigía en el mes de enero la comisión territorial de Urbanismo pero que fue comunicado a los partidos de la oposición apenas 24 horas antes de celebrarse ayer un pleno ex profeso. El alcalde, Eduardo Monfort, justificó la urgencia en que hoy se reúne este órgano provincial y al Ayuntamiento le interesa agilizar al máximo el asunto para que la promotora se ponga cuanto antes a construir una rotonda que conecte las carreteras del cabo de la Nao, Pla y camí Cabanes. También hay prisas, añadió Monfort, porque es necesario para poder cobrar a los propietarios el canon de saneamiento correspondiente al colector del Saladar.

Tanto Nueva Jávea como el PSPV no le encontraban explicación a que, después de nueve años dando tumbos, el gobierno decida solventar el expediente en un día y «con una precipitación sin sentido», señalaba el socialista José Chulvi.

El portavoz del PSPV incidió en que la comisión territorial de urbanismo se reúne todos los meses por lo que no hay causa de fuerza mayor que justifique un ejercicio de «tan poca transparencia» como el arrebatarles a la oposición el derecho al estudio de la documentación municipal, un argumento que compartieron Paco Catalá y Ana Vasbinder, de Nueva Jávea.

Incluso el alcalde, a pesar de defender sus prisas, dijo comprender la postura de PSPV y NJ y admitió que si estuviera en la oposición hubiera votado en contra si solo se le hubiera dejado un día para estudiarse los papeles.

Aun así, el asunto se pasó a votación. El PSPV se preguntó qué pensarán los ciudadanos de las repentinas prisas que le han entrado al ejecutivo por aprobar los planes parciales. «Seguramente les entrarán las mismas dudas que a nosotros y son que estas prisas dan la sensación de algún otro interés disfrazado de rotonda», apuntó Chulvi.

Sobre todo porque, como denunció el socialista, en el expediente no se obliga al promotor a construir la infraestructura previamente a las obras de las 252 casas «y esto me recuerda a lo que ocurrió con el colector del Arenal, que ni se hizo previa ni simultáneamente sino tarde y con menos capacidad de lo que se debía».

También desde Nueva Jávea, Paco Catalá dijo no entender por qué a este sector «se le da un trámite que entendemos preferente cuando en el grueso de los proyectos el Ayuntamiento no cumple ni los plazos en la oficina técnica».

Tanto el alcalde como la edil de Urbanismo, Pepa Chorro, negaron que en esta tramitación haya «nada extraño o interés oculto». No obstante, cuando se pasó a votación el concejal del PP Juan Moragues optó por abstenerse, al parecer, por incompatibilidad al tener intereses en la zona del Saladar.

Fotos

Vídeos