La falta de presupuesto paraliza la adecuación de la Torre de Benizahat de la Vall

El Consistorio prevé retomar el proyecto de acondicionamiento del emblemático inmueble «en cuanto mejore la situación económica»

JAVIER DÍEZLA VALL D'UIXÓ.
Estado actual de la emblemática Torre de Benizahat. ::
                             J. DÍEZ/
Estado actual de la emblemática Torre de Benizahat. :: J. DÍEZ

El Ayuntamiento de la Vall d'Uixó no acometerá, por el momento, la anunciada compra y rehabilitación de la emblemática Torre de Benizahat. Así lo confirmó el concejal de Urbanismo, el popular Óscar Clavell, quien justificó la decisión «por motivos puramente económicos». «La Conselleria nos ha denegado la subvención solicitada para llevar a cabo el proyecto, y a pesar de que el Consistorio ya contaba con un crédito ICO, se ha optado por rechazarlo debido al elevado nivel de endeudamiento que sufren las arcas municipales», explicó el edil.

Sin embargo, Clavell quiso dejar claro que «la mejora de la histórica edificación no se paraliza por completo, sino que se retomará en cuanto las circunstancias lo permitan».

Cabe destacar que la torre de época islámica se configura como uno de los escasos restos que perdura en la localidad de las antiguas murallas que defendían la ciudad durante aquel periodo, perteneciente a lo que fue el antiguo núcleo poblacional de Benizahat. La estructura, que presenta hoy en día un aspecto un tanto deteriorado, es la única de las murallas del municipio que ha permanecido en el interior del casco urbano. El hecho de estar adosada a edificaciones modernas ha propiciado que se haya visto deteriorada y modificada.

En 2008, el Consistorio se planteó la compra definitiva de la construcción, así como la ejecución de la rehabilitación de la misma. Las gestiones se iniciaron ese mismo año con la modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para declarar la torre, así como los baños árabes próximos a la misma, como edificaciones de interés sociocultural. Para estas obras de rehabilitación, la Generalitat destinó entonces un total de 12.000 euros.

No obstante, la denegación de la subvención de 600.000 euros solicitada por el equipo de gobierno a la Administración autonómica, ha hecho que el PP local haya tenido que dejar aparcado temporalmente el ambiciosos proyecto.

Desde el PSPV, lamentaron «la falta de previsión del equipo de Isabel Bonig», al que acusaron de «menospreciar al propietario de la torre», quien asegura que «ha sido notificado por carta del inesperado cambio de planes».