Benissa da un emotivo último adiós a Salvador Soria

El sepelio del pintor e Hijo Adoptivo congregó a un centenar de vecinos y gente del mundo de la cultura valenciana

RAÚL MARTÍNEZBENISSA.
Artistas de la comarca portaron el féretro de Soria del Ayuntamiento a la parroquia. ::                             RAÚL MARTÍNEZ/
Artistas de la comarca portaron el féretro de Soria del Ayuntamiento a la parroquia. :: RAÚL MARTÍNEZ

Las banderas a media asta y en la entrada de la sala donde estaba instalada la capilla ardiente. Esta era la imagen que presentaba el domingo el Ayuntamiento de Benissa, Consistorio que en su día nombraba a Salvador Soria, Hijo Adoptivo de la villa.

Un centenar de personas, familiares, amigos y vecinos, se reunían la mañana del domingo para dar el último adiós al artista. Entre los asistentes, el ex director del MUVIM y director de la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos, Román de la Calle y una emocionada directora del IVAM, Consuelo Císcar quien aseguró que «con el fallecimiento de Soria se pierde un gran artista, pero también un gran amigo y un hombre con una calidad humana inmejorable». Ahora, comentó Císcar, «le lloramos, le sentimos, pero siempre nos quedará el pensamiento y hablar con él a través de su obra».

El féretro fue llevado a hombros por compañeros suyos entre los que se encontraban, los artistas Quico Torres, Ramón Pérez Carrió, y Viktor Ferrando, pasó en su recorrido por delante de las casas, ahora en estado de rehabilitación, que acogerán el futuro museo que llevará su nombre y donde se podrá encontrar la obra de este gran artista. El sepelio se ofició en la iglesia parroquial de la Puríssima Xiqueta. Román de la Calle quiso, a las puertas de la capilla ardiente, recordar la figura de Soria recordando que no se puede olvidar que es «uno de los artistas que pasará a la historia, de los más importantes de la segunda mitad del siglo XX valenciano» y añadió «un luchador, figura de compromiso, creatividad y artística».