El Ayuntamiento de San Vicente replica que Laborinquen está incluido en el plan antirriadas

E. M. L.SAN VICENTE.

Fuentes del Ayuntamiento de San Vicente respondieron ayer a las demandas de medidas antirriadas y mejoras en los servicios públicos básicos efectuadas por los vecinos del barrio Laborinquen el pasado miércoles.

El Consistorio explica que tanto Urbanismo como Mantenimiento son «plenamente conscientes» de los efectos que provocan las intensas lluvias en el barrio y que han mantenido reuniones con los vecinos para informarles de las medidas que están previstas para acabar con las posibles inundaciones en ésta y otras zonas de San Vicente. Añaden que entienden que los vecinos están en su pleno derecho de demandar soluciones inmediatas, pero que éstas llegarán de la mano del «ambicioso plan antirriadas» iniciado desde el Consistorio con la colaboración y financiación de la Conselleria de Medio Ambiente, que contempla la construcción de un gran colector en la avenida l'Almassera del municipio, que recogerá las aguas pluviales de esta zona.

Este colector está proyectado y aprobado, con un presupuesto de 7,9 millones de euros y se construirá dentro de la segunda fase de las obras del colector norte, que atenderán a la zona este del municipio. Será el último de los colectores que se construirá en la localidad, aunque todavía no hay fecha prevista para su licitación y adjudicación y, por tanto, para que comiencen las obras.

Además, para evitar las riadas en Laborinquen, el Ayuntamiento estudia la implantación de una nueva red de alcantarillado que separe las aguas negras y las pluviales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos