«La muerte ha sido un tabú para la modernidad en el arte del siglo XX»

Una exposición en el Centro Cultural Rambla de Bancaja en Alicante reflexiona sobre el final de la vida con 40 obras de la colección del Ivam

SERGIO BALSEYROALICANTE.
Una de las obras expuestas en el centro de Bancaja. ::
                             J. P. REINA./
Una de las obras expuestas en el centro de Bancaja. :: J. P. REINA.

En el siglo XIX fue el sexo, y en el siglo XX la muerte. Los dos fueron tabú para el arte y ocasionaron, en el segundo caso, que así como muchos artistas plasmaran algo sobre nuestra caducidad mortal, las exposiciones que se centraran en esta temática fueran muy pocas.

El Ivam quiere compensar esta deficiencia con una exposición, 'One way,one ticket. Un ensayo sobre la muerte en la colección del Ivam', que ayer se inauguró en el Centro Bancaja de Alicante y que ofrece una propuesta que se plantea «como reflexión sobre la visión de la muerte en el arte moderno y contemporáneo a través de artistas como George Grosz, John Heartfield, Josep Renau o Antonio Saura», según explicó ayer el comisario de la muestra y conservador del Ivam, Ramón Escrivá, acompado por José Vicente Torres, vicepresidente de la Fundación Bancaja, y por José Ramón Guisbert, subdirector general de la entidad crediticia.

La muestra consta de 40 obras que ofrecen una particular interpretación que sus artistas realizan de la muerte a través de técnicas tan diversas como la escultura, el óleo, el gouache, la litografía, el huecograbado o la fotografía. Las piezas expuestas, que abarcan todo el siglo XX hasta principios del XXI, llevan la firma de artistas de reconocimiento internacional como Eduardo Arroyo, Ross Bleckner, Francisco Bores, Carmen Calvo, John Davies, Equipo Crónica, Equipo Realidad, Julio González y Cristina Lucas, junto a los mencionados anteriormente.

Escrivá recordó que esta propuesta «es un ensayo, y no una tesis doctoral, es una aproximación al tema de la muerte». En ella se palpa desde el sentimiento de miedo «a la creación de imágenes y metáforas».

El comisario, que excusó la ausencia de la directora del Ivam, Consuelo Ciscar, lamentó que en estos tiempos que corren «cada vez más arrinconamos este tema, por la publicidad que nos quiere mantener jóvenes y longevos, y por los objeticos». La exposición integra elementos «bellos, irónicos, satíricos», entroncándose en algunas ocasiones «con el cine negro y el humor negro, inspirado a su vez en la literatura». La muestra se configura en dos bloques y muchas de sus obras se pueden ver por primera vez en Alicante».

En el siglo XIX era corriente que la fotografía se convirtiese en perdurador de nuestros seres queridos, y que las personas muertas apareciesen de forma natural en las fotografías de las casas. La situación ha cambiado, y la muerte se ha pasado del hogar a los tanatorios, e incluso a no velar a nuestros muertos porque pasan directamente al crematorio», observó el comisario.