El 'Doctor Google' inquieta a los médicos

Seis de cada diez pacientes recurren a la red antes o después de ir al facultativo. El 31% de los profesionales dice que les resta credibilidad El uso de Internet está causando conflictos en las consultas y demanda de pruebas innecesarias

E. BROTONSALICANTE.
El psicólogo del centro de salud El Pla, José Joaquín Mira, muestra la página del Servicio Valenciano de Salud. ::                             RAFA MOLINA/
El psicólogo del centro de salud El Pla, José Joaquín Mira, muestra la página del Servicio Valenciano de Salud. :: RAFA MOLINA

«¿No me va a hacer una resonancia?» Esta es una de las preguntas frecuentes que están llegando todos los días a las consultas médicas. Y uno de los culpables de esta demanda no es otro que Internet. La búsqueda de temas de salud a través de la red se ha disparado y las consecuencias se están dejando notar. No son simple anécdotas. «Pierdes tiempo discutiendo por lo que han leído», asegura la ginecóloga del Hospital de San Juan Maribel Acién. «El tema de petición de pruebas es una lucha», añade el coordinador médico del centro de salud de Xixona, Luis Richard.

Seis de cada diez pacientes buscan información por Internet antes o después de la consulta. Así lo destaca el psicólogo clínico del centro de salud El Pla, José Joaquín Mira, quien añade que los temas de salud son los segundos más buscados después del sexo. Ahora bien, a gran distancia entre ambos.

Mira, que además de trabajar en el centro adscrito al Clínico de San Juan es profesor de la Universidad Miguel Hernández de Elche (UMH), lleva años investigando esta materia. Y no todo es tan malo, insiste. Siempre que se visiten páginas webs adecuadas y con certificados de calidad. Si es así, la red puede convertirse en un aliado de los enfermos al darles respuestas a preguntas que, bien por falta de tiempo del médico o por considerar que pueden ser violentas, no realizan en la consulta. Unas ventajas que también reconocen los médicos, aunque con sus reservas.

Batalla perdida

El psicólogo es el autor principal de un estudio realizado a más de 600 facultativos de Alicante, Madrid, Zaragoza y Huesca sobre la influencia que está teniendo el uso de la red en las consultas. El 27,6% de los profesionales prescriben páginas a sus pacientes. Un porcentaje importante y una práctica médica que Mira considera que debería convertirse en rutina para evitar que el enfermo acceda a información que está trasnochada o que tenga demasiados intereses comerciales.

La batalla contra Internet está perdida y como ejemplo Mira destaca que la búsqueda de una segunda opinión médica ha crecido de forma considerable en los últimos años y el acceso a los portales sanitarios es muy frecuente en los pacientes. Unos usuarios cuyo perfil no corresponden sólo al de una persona joven. Los mayores son otros de los beneficiarios aunque de forma indirecta. «¿Cuántas veces los hijos buscan información para sus padres o sus abuelos?», se pregunta el especialista de El Pla.

El 13% de los médicos recibe semanalmente consultas de sus enfermos por algo que han leído en red. Y tres de cada diez señalan que puede generar una pérdida de confianza en su actividad. De hecho, el 17% reconoce que ya está generando conflictos en la relación médico-paciente. Acceso a información errónea o más información de la que se precisa son otras de las desventajas de su uso que destacan los facultativos encuestados.

Google es sin lugar a dudas el portal de búsqueda más utilizado y para la ginecóloga Maribel Acién, el problema es que el enfermo se puede encontrar con demasiada información «inútil y sesgada».

De ahí que recomiende a las pacientes páginas webs y les insiste para que no recurran al llamado 'doctor Google'. Y es que la ginecóloga se ha encontrado con casos de mujeres que han acudido a la consulta preocupadas porque estaban convencidas de que les tenían que extirpar un ovario. Todo por malinterpretar la información. «Internet es un arma de doble filo», asegura la especialista, quien añade que otros de los problemas que genera son discusiones por los diferentes tratamientos o demanda de pruebas innecesarias. «Si no se las haces se van con la sensación de que no les has atendido».

Así se refleja en la investigación. Un tercio de los médicos reciben de sus enfermos, después de informarse por la red, peticiones de pruebas de diagnóstico por imagen, un 25,6% de laboratorio, un 26,3% de una prescripción concreta y un 24,1% de un tratamiento quirúrgico. Una reclamación que también ha observado el coordinador médico de Xixona, Luis Richard. «Piensan que una resonancia se lo va a mostrar todo, cuando en cada caso hay que seguir un protocolo y no siempre es la más adecuada».

El coordinador recuerda el caso de un usuario que estaba muy angustiado porque tenía un tic en el párpado y en su cabeza rondaba la idea de que podía sufrir una esclerosis múltiple. A través de la red había encontrado información donde se achacaba este movimiento involuntario a un síntoma de la enfermedad. «Internet nunca podrá sustituir al médico», destaca Richard, quien también aboga por recomendar a los enfermos páginas acreditas que eviten este tipo de diagnósticos erróneos y les ayuden a estar mejor informados.