Trifulca entre un hombre, una policía fuera de servicio y un grupo de predicadores callejeros en el centro de Valencia

Esta persona, un español de 37 años, insultó y amenazó a los feligreses y a una policía fuera de servicio que intentó mediar

REDACCIÓNValencia

Agentes de la Policía Nacional han detenido ayer sobre las doce y media de la mañana en Valencia a un hombre de 37 años, de origen español, como presunto autor de los delitos contra la libertad de conciencia y los sentimientos religiosos y atentado a agente de la autoridad, tras al parecer insultar y a amenazar a varias personas que estaban en la calle repartiendo folletos en los que daban a conocer su religión. Fue interceptado por una policía fuera de servicio para que depusiese su actitud, cuando al parecer comenzó a insultarla, amenazarla e intimidarla.

Los hechos ocurrieron ayer sobre las doce y media de la mañana cuando los agentes que realizaban labores de prevención fueron alertados por la Sala del 091 para que se dirigiesen a una calle del centro de Valencia donde al parecer una agente de la Policía Nacional fuera de servicio había observado a una persona que estaba amenazando a otras con agredirles.

Inmediatamente, los policías se dirigieron al lugar donde observaron a unas personas atemorizadas por un hombre y la policía fuera de servicio intercediendo entre ambas partes para evitar la agresión.

Los agentes averiguaron que momentos antes la policía fuera de servicio paseaba por la calle, cuando observó al sospechoso que acorralaba contra la valla de un colegio a una mujer que estaba junto a un grupo de personas repartiendo folletos y dando a conocer su religión, por lo que tras identificarse como policía trató de mediar y que éste depusiese su actitud.

El sospechoso comenzó a decirle a la policía que «si era igual que ellos, que si tenía miedo del demonio, que si sois unas mierdas, sois católicos», al mismo tiempo que le manifestaba que se quitase del medio que le iba a reventar, así como iba alterándose y gritaba cada vez más, por lo que la policía llamó al 091.

En ese momento, el presunto autor comenzó a amenazar a la policía con matarla cuando estuviese sola, así como acortar distancia con ella, motivo por el que ésta tiró su bolso al suelo para en su caso defenderse, hasta la llegada de los compañeros.

Los agentes averiguaron que el sospechoso al parecer había realizado una serie de ofensas hacia su fe y sentimientos religiosos contra el grupo, por lo que tras realizar diversas comprobaciones lo detuvieron como presunto autor de los delitos contra la libertad de conciencia y los sentimientos religiosos y atentado a agente de la autoridad.

El detenido, con numerosos antecedentes policiales, ha pasado a disposición judicial.