Rescate de Julen: ¿Y ahora qué?

Una excavadora trabaja este jueves en Totalán para rescatar a Julen. / Agencias

Los especialistas consideran que necesitan más de dos días para acceder hasta el punto en el que se encuentra el niño

A. FRÍAS / J. CANO

El rescate del pequeño Julen, atrapado en el interior de un pozo desde el pasado domingo en la Sierra de Totalán, está suponiendo un verdadero reto para los especialistas y efectivos de emergencias que integran el equipo que se ha formado para conseguir llegar hasta el pequeño. Con cada paso que dan, el monte les pone a prueba con un nuevo desafío. Son obstáculos que hacen que las mejores previsiones de dar con el menor no sean inferiores a dos o tres días.

La inestabilidad del terreno, unido a su dureza por la piedra de pizarra que se halla en esta zona de la provincia malagueña, son la mayor dificultad a la que se enfrentan los efectivos, que trabajan día y noche, subidos en sus máquinas moviendo tierra o buceando entre planos, entre otras labores, para buscar una solución.

Es por ello que los especialistas contemplan diversas opciones para rescatar al pequeño. La última de ellas ha sido el anuncio de que se excavarán dos túneles verticales -y no solo uno, como se dijo al principio- que discurrirán en paralelo al pozo en el que está el menor.

Estas labores son en las que se está centrando el dispositivo, según explicó el delegado en Málaga del Colegio de Ingenieros de Caminos, Ángel García Vidal, que forma parte del comité de técnicos expertos que está asesorando sobre el terreno a los coordinadores del dispositivo de rescate.

García Vidal indicó que durante las últimas horas no ha dejado de trabajarse en la elaboración de una plataforma para poder acometer las galerías verticales. Así, los operarios están realizando lo que se conoce como un desmonte, es decir retirar tierra de la montaña mediante maquinaria pesada, de unos 30 metros de altura.

Se rebajará de esta forma la cota en la que se ubicará la plataforma, algo que previsiblemente se logrará este viernes. Allí estarán las bocas de los túneles verticales, que serán de unos 50 metros de profundidad, para superar así el tapón de tierra que hay a 73 metros y que obstruye el pozo en el que se encuentra Julen.

El tapón

Tras la obstrucción, los especialistas desconocen lo que hay: «No sabemos el tamaño del tapón, ni si es intermedio o llega hasta la cota máxima de ejecución de ese pozo, que es de 110 metros de profundidad. También puede existir un hueco con aire, y es con esta última idea con la que trabajamos».

A partir del momento en el que esté lista la plataforma, se comenzará con las perforaciones verticales. El representante de los ingenieros de caminos malagueños señaló que, si todo transcurre sin ningún contratiempo, los túneles podrían estar excavados entre 12 y 16 horas. Una vez que se acometan los túneles verticales, entrarán en juego los mineros asturianos, que cavarán a mano, únicamente armados con una piqueta, una galería unos cuatro metros de longitud, que irán apuntalando con madera para conectar los túneles con el pozo en el que está el menor.

Pero el tiempo de duración del rescate está en el aire. Los especialistas prefieren no vaticinar cuánto tardarán en realizar las labores, ya que no lo saben. La dureza de la tierra y su inestabilidad mantienen todas las previsiones en el aire. De hecho, esta mala situación del terreno ya ha provocado que se tenga que cambiar varias veces la hoja de ruta para el rescate de Julen. Ésta comenzó con la succión de tierra por la boca del pozo en el que está el niño, que se abandonó por ser demasiado lenta debido a la dureza de la tierra. También se apostó por un túnel en horizontal.

Estas labores de tunelaje en horizontal se han retrasado debido a los continuos desprendimientos y corrimientos de tierra que se han dado al realizar la plataforma para comenzar con la excavación. Otra vez el terreno vuelve a convertirse en el principal obstáculo en la carrera para rescatar al pequeño. Pero los especialistas no desisten. García Vidal ha contado que, mientras se avanza en los túneles verticales, los técnicos buscan una solución alternativa para el horizontal, con la que no se ponga en riesgo a los efectivos de rescate. En concreto, están pensando en realizar una desviación para, de esta forma, conseguir llegar hasta Julen.

Rescate de Julen