Los rescatadores últimos de Julen serán dos guardias civiles

Miembros del equipo de rescate. /EFE/ Bomberos de Málaga
Miembros del equipo de rescate. / EFE/ Bomberos de Málaga

El rescate del niño se encuentra en sus últimas horas, aunque las microvoladuras hacen que el trabajo sea más lento en Totalán

A. FRÍAS, J. CANO, F. TORRES

El rescate de Julen vive sus últimas horas. Los sanitarios que participan en las labores y la Policía Judicial de la Guardia Civil están preparados para rescatar al niño, y en la zona hay un helicóptero adaptado al vuelo nocturno y se dispone de una superficie donde puede aterrizar un helicóptero medicalizado, además de permanecer allí desde el primer momento una UVI móvil.

Las microvoladuras hacen que el trabajo sea más lento en Totalán ya que, una vez que se decide hacerla, los mineros tienen que salirse del tubo, hacer con unos taladros agujeros en la piedra y colocar las cargas explosivas. Después, todos deben salirse, ventilar el pozo y retirar el escombro antes de seguir. Este proceso lleva aproximadamente una hora y media, a lo que hay que sumar después otros 30 o 40 minutos para extraer el aire contaminado y gases; por lo que todo supone más de dos horas.

Cuando se localice a Julen, que se presume estaría bajo el tapón detectado a 71 metros, serán guardias civiles los que accedan a él.