El pueblo de Cebolla pide su declaración como zona catastrófica y cuantifica los daños de la riada en un millón de euros

Imagen del pueblo de Cebolla durante la gran riada que sufrió el pasado mes de septiembre./R.C.
Imagen del pueblo de Cebolla durante la gran riada que sufrió el pasado mes de septiembre. / R.C.

Se ha cumplido un mes del desbordamiento del arroyo que atraviesa el municipio

J.V. MUÑOZ-LACUNAToledo

Los 3.500 vecinos de Cebolla (Toledo) están viviendo las consecuencias de la riada de Mallorca como propias al haberse cumplido un mes de la que ellos vivieron tras desbordarse el arroyo Sangüesa que atraviesa el municipio. Un mes después, el Ayuntamiento de Cebolla ha pedido formalmente al Gobierno de España que declare al pueblo como «zona gravemente afectada por una emergencia de protección civil» y ha cuantificado el valor de los daños materiales en un millón de euros.

«Hemos elaborado una memoria muy exhaustiva de los daños provocados por las inundaciones en viviendas y negocios pero nos ha sido imposible evaluar los daños en el campo», explica la alcaldesa de Cebolla, Silvia Díaz. Y es que este pequeño pueblo es el principal productor de higos de España. «Los higos secos, que la gente tiene en sus casas, se han perdido y también ha habido daños, aunque menores, en los higos verdes», indica la alcaldesa de este pueblo que hace un mes vio cómo las calles se convertían en ríos que penetraban en las viviendas y arrastraban vehículos aunque, milagrosamente, no hubo que lamentar víctimas humanas.

«Hemos recuperado la normalidad pero no del todo porque recientemente llovió, se inundaron algunos garajes, y por fortuna el arroyo no se desbordó. Un mes después quedan marcas del agua en algunas casas y lo peor es la marca psicológica que tienen los vecinos», lamenta la alcaldesa de Cebolla, que confía no sólo en recibir ayudas económicas sino, sobre todo, en que se acometan obras de canalización del arroyo Sangüesa que desde hace siglos cruza por el medio del pueblo.

Ejemplo de solidaridad

Técnicos de la Diputación de Toledo han visitado Cebolla en las últimas semanas con el fin de retomar un proyecto de 2016 que preveía canalizar el arroyo «y espero que la solución esté cerca después de la histórica riada de septiembre». Lo único positivo de las inundaciones de hace un mes ha sido la respuesta solidaria que ha llegado de toda España al mensaje de socorro lanzado desde la biblioteca municipal, que perdió el 80 por ciento de sus fondos bibliográficos. «Hemos abierto una biblioteca de emergencia en otro punto del pueblo gracias al apoyo de los voluntarios del Club de Lectura, que también están clasificando los libros que nos donan, y pronto tendremos otro emplazamiento definitivo», anuncia la alcaldesa de Cebolla que estos días mira a Mallorca con ojos de complicidad solidaria.

Más información

Fotos

Vídeos