El profesor detenido por acoso pedía a sus alumnas que le dieran fotos íntimas

Foto de archivo de un coche de la Guardia Civil. /J. Monzó
Foto de archivo de un coche de la Guardia Civil. / J. Monzó

Las seis denunciantes sostienen que el docente amenazaba con suspenderlas si no le mandaban imágenes «sexis y en bikini»

UISO CRESPOLLÍRIA.

La Guardia Civil investiga las conversaciones que el profesor de un centro escolar de un municipio de Valencia acusado de acosar a a seis alumnas mantuvo con ellas a través de diferentes redes sociales: Instagram, Twitter, Facebook y WhatsApp. También están analizando el contenido de ocho USBs y de un ordenador encontrado en su domicilio.

Según fuentes conocedoras del docente, el docente pedía insistentemente a las menores que le agregasen en las redes sociales mientras les impartía clase en la ESO. A una de ellas se lo llegó a solicitar hasta en quince ocasiones, según las denuncias de las adolescente. También aplicó un chantaje emocional para conseguir que le enviasen imágenes «sexis y en bikini» e incluso a alguna de las menores le dijo que se fuera a «vivir con él». La situación no termina ahí porque, según apuntan las mismas fuentes, las amenazó con suspenderlas o dejarles la nota en un cinco. Un hecho que le llevó a continuar insistiendo con respecto al uso de las redes sociales, sobre las que alegaba que si lo bloqueaban «tomaría represalias». Cabe destacar que también les pedía que se quedasen con él en el recreo para quitarles partes disciplinarios.

Ante los hechos mencionados anteriormente, las menores han manifestado «sentir temor hacia el investigado». Ahora, lo que va a intentar la defensa de las jóvenes es que declare el equipo directivo del centro en el que han sucedido los hechos, así como los servicios sociales del ayuntamiento del municipio, que se omite para preservar el anonimato. Estos últimos ya tienen fecha prevista para el 18 de septiembre y así aportar sus testimonios.

En la jornada de ayer estaba previsto que tomasen declaración en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número siete de Llíria a las seis menores que pusieron una denuncia contra el docente. Sin embargo, el fiscal y el juez decidieron suspender la declaración debido a la acumulación de casos previstos para el mismo día. Por esta razón, el 27 de septiembre tendrá lugar la toma de las declaraciones, mientras tanto al acusado se le ha impuesto una orden de alejamiento de 200 metros con respecto a cualquier lugar en el que se encuentren las menores. Además, tiene prohibido ponerse en contacto con ellas. Por el momento, al docente se le acusa de delitos de acoso personal, coacciones y también contra la libertad e indemnidad sexual de menores. A día de hoy no se contempla que haya tenido contacto físico con ninguna de las menores.