La Policía Nacional desmantela en Valencia una trama de robos de vehículos y casas

J. A. M./M. G.

valencia/alzira. Una operación policial desarrollada en la jornada de ayer en La Pobla Llarga y otros municipios de la provincia de Valencia y otras provincias españolas ha servido para desmantelar una banda dedicada al robo de vehículos y en algunos domicilios. Los agentes han practicado varios registros domiciliarios en las últimas horas por toda la provincia, pero todavía no ha trascendido el número total de arrestados en una operación en la que han participado agentes de Madrid y de la Jefatura Superior de Policía de Valencia.

Uno de los golpes de la operación, el que tuvo lugar en La Pobla Llarga, sorprendió, a primera hora de la mañana, a los vecinos de la calle Vall, muy cerca de una de las salidas de la población. Alrededor de una decena de agentes del grupo de robos de la Policía Nacional se concentraron a las puertas de una casa en la que se sospechaba acudían los ladrones a dormir después de perpetrar sus diferentes acciones delictivas.

Los agentes, con el apoyo de un helicóptero que les sirvió como ayuda por si alguien intentaba escapar, irrumpieron con celeridad en la vivienda pero no detuvieron a ninguna persona al no haber nadie en el interior de la misma en ese momento. Registraron la vivienda en busca de pruebas que pudiera incriminar a alguna persona en relación con esta serie de robos que han tenido lugar durante los últimos meses.

«Fue todo muy rápido, a primera hora de la mañana llegaron y en seguida entraron en la casa y se fueron», comentó un vecino de la calle que fue testigo de la operación que desarrolló la Policía Nacional.

Fuentes cercanas a la operación de desarticulación de esta banda no descartaron nuevas detenciones que pudieran relacionarse con este hecho en las próximas jornadas.