La Policía Local bate récords de incautaciones de droga en las playas

El número de detenidos por el cuerpo este verano se duplica y también lo hacen las denuncias relacionadas con la seguridad vial

A. CORTÉS

valencia. La campaña de Playas de la Policía Local de Valencia se salda con 544 incautaciones de droga en estos meses. Se trata de un dato significativo, ya que se han superado con creces las 35 intervenciones del año pasado, tal y como detalló ayer el concejal de Protección Ciudadana del Ayuntamiento de Valencia, Aaron Cano. Así, el dispositivo ha duplicado el número de detenidos y ha triplicado las actas asociadas a la seguridad ciudadana.

Cano atribuyó este ascenso a la efectividad de la Unidad Canina del cuerpo, cuya labor ha permitido dar con sustancias estupefacientes en una de cada tres inspecciones realizadas en vehículos y playas. Además, durante el dispositivo veraniego han aumentado los controles de tráfico. De hecho, las denuncias por conductas contra la seguridad vial han pasado de las 1.538 a las 3.300. Por otra parte, Cano explicó que las actas contra la venta ambulante han incrementado de 89 a 118, que los niños perdidos bajan de 84 a 44 y que se han registrado nueve denuncias por el incumplimiento de la normativa de tenencia de animales en Pinedo y 41 en el resto de playas valencianas. A su vez, elogió la rapidez de la Policía Local en los servicios humanitarios, 127 este año.

En lo que respecta al botellón, el regidor señaló que se cuentan 389 denuncias, 215 en Malvarrosa y 174 en el Perellonet. Opinó que la acción policial no atajará el conflicto, que se trata de un problema de consumo entre los jóvenes, que convierten el alcohol «en medio de sociabilización». No obstante, afirmó que los agentes «continuarán trabajando exactamente igual» contra la práctica. El equipo municipal todavía no revela la fecha en la que la Ordenanza de Movilidad se aplicará con todo rigor, afirman que se llevará a cabo «a lo largo de septiembre».

Sin embargo, las criticas vecinales en el Cabanyal han crecido precisamente en relación a estos ámbitos. Muchos residentes denuncian casi a diario los ruidos durante la madrugada, el menudeo a la luz del día y la suciedad constante, que se intenta paliar con la intensificación de los servicios de limpieza y de recogida de enseres.