La policía investiga el hallazgo de un pequeño cráneo en Viveros

Entrada a los Jardines de Viveros de Valencia. /Irene Marsilla
Entrada a los Jardines de Viveros de Valencia. / Irene Marsilla

Un antropólogo forense del Instituto de Medicina Legal de Valencia analiza la cabeza para determinar si pertenece a la cría de un mono o a un niño recién nacido

JAVIER MARTÍNEZVALENCIA.

La Policía Nacional ha abierto una investigación para determinar el origen de un pequeño cráneo encontrado en Viveros por un vecino que paseaba por los emblemáticos jardines de Valencia. El macabro hallazgo tuvo lugar sobre las 14 horas del pasado 16 de julio en la zona donde se celebran los conciertos.

Tras llamar a la policía, el ciudadano esperó la llegada de una patrulla para entregarle el cráneo e indicar a los agentes el lugar exacto donde lo había encontrado. El hombre no dio importancia a su hallazgo en un principio, pero luego decidió avisar a la policía ante la posibilidad de que fueran restos humanos, concretamente de un bebé de corta edad.

La patrulla realizó las correspondientes diligencias para enviarlas al juzgado y trasladó el cráneo a la Unidad de Antropología Forense del Instituto de Medicina Legal (IML) de Valencia, donde un especialista debe determinar si la pequeña cabeza es humana o pertenece al cadáver de un mono que habría sido enterrado en el jardín hace mucho tiempo.

Los investigadores creen que el cráneo pertenece al cadáver de un mono que fue enterrado en el jardín

Según las primeras investigaciones de la Policía Nacional, la caja ósea corresponde al esqueleto de una cría de chimpancé, aunque esta certeza policial debe ser confirmada por el antropólogo forense con el informe correspondiente que ya ha remitido al juzgado.

El pasado mes de junio, la Unidad de Antropología Forense analizó cuatro trozos de falanges hallados en la fosa del triple crimen de Alcàsser y determinó que eran restos humanos, aunque en un principio barajó la posibilidad de que pudieran pertenecer a una pequeña alimaña.

Zoológico de Viveros

Los Jardines del Real contaron durante muchos años con un zoológico dentro de sus instalaciones. Tras su cierre y traslado en el año 2007, el Ayuntamiento de Valencia decidió ampliar el espacio del parque, aprovechándolo para la creación de más espacios verdes e incluso para instalar un aviario con pavos reales en su interior.

Tras las obras de urbanización de las calles Pintor Genaro Lahuerta y Flora, en el entorno del Museo de Bellas Artes San Pío V, parte del antiguo zoológico de Viveros se transformó en un jardín, aunque la normativa prohíbe enterrar animales muertos en este recinto.