La policía detiene a un hombre que asedió a su exmujer con llamadas y mensajes

La Policía Nacional lo ha detenido y lo ha acusado de un delito de malos tratos

Juan Antonio Marrahí
JUAN ANTONIO MARRAHÍValencia

No sólo las agresiones físicas pueden llevar a un maltratador a los calabozos. La Policía Nacional lo deja muy claro con la detención en Valencia de un español de 41 años acusado de un delito de malos tratos por someter a su expareja a un verdadero asedio telefónico con llamadas y mensajes controladores de 'what'sapp'.

La denuncia ante la policía llegó después de que la víctima sufriera unos presuntos insultos y vejaciones por vía telefónica. Tras entrevistarse con la mujer, los agentes averiguaron que le llamaba por teléfono «continuamente», según fuentes de la Jefatura Superior de Policía.

Le interesaba saber «dónde estaba y con quién, llegando a realizarle entre 10 y 20 llamadas al día que duraban de 15 minutos a una hora», describen desde la Policía Nacional. Y no importaba que fuera de día o de noche. En los contactos telefónicos la culpaba de ser «una mala madre» y de «abrirse de piernas con todo el mundo». Al mismo tiempo, le decía que le iba a «arruinar la vida».

Las cosas aún se complicaron más cuando la víctima comunicó a su expareja que no podía hacer frente al pago de un préstamo que tenían en común. Entonces el sospechoso «comenzó a insultarla y llegó a mandarle hasta 70 'whatsapp' en un corto período de tiempo». Los investigadores de la Policía Nacional no descartan que usara a su hijo menor de edad para obtener capturas de pantalla del móvil de su madre. Con todas las pruebas, el hombre fue detenido por un delito de malos tratos en el ámbito familiar. Ya está a disposición judicial.

Fotos

Vídeos