La policía confisca un arsenal a un sospechoso de maltrato

Armas cortas, munición y otros efectos confiscados al presunto maltratador en Gandia. / P. nacional
Armas cortas, munición y otros efectos confiscados al presunto maltratador en Gandia. / P. nacional

J. A. M. VALENCIA.

Nueve pistolas, más de 5.500 cartuchos de diferentes municiones, grilletes, navajas, un dosificador de pólvora y 95 pistones detonadores. Todo este material lo almacenaba en Gandia un hombre al que la Policía Nacional investigaba por malos tratos.

Las investigaciones se iniciaron al activar los agentes el protocolo de violencia de género sobre el sospechoso. Se trataba de comprobar si el presunto maltratador poseía algún arma de fuego. En principio, descubrieron que podría poseer un arma corta sin licencia y había indicios de que se dedicaba al tráfico de drogas, por lo que la policía solicitó un mandamiento de entrada y registro para los dos domicilios en los que residía.

Fue así como se descubrió el arsenal descrito. La mayor parte de los objetos ilícitos estaban guardados en una caja fuerte del domicilio paterno, por lo que su progenitor también fue arrestado. Al sospechoso de malos tratos también le imputan un delito contra la salud pública, después de confiscarle 60 gramos de cocaína, hachís y marihuana en otra vivienda, según fuentes policiales.

Fotos

Vídeos