Piden que vuelva a prisión el hombre que apuñaló en Benifaió a la hija de la etarra Majarenas

EFE

san sebastián. La Fiscalía y la acusación particular han reclamado que el padre de Izar, la hija menor de la miembro de ETA Sara Majarenas (que estuvo presa hasta abril de 2018 en la cárcel de Picassent), vuelva a ser ingresado en prisión a la espera de ser juzgado por acuchillar en enero de 2017 en Benifaió a la niña cuando esta tenía dos años.

El Ministerio Público y el letrado Aiert Larrarte, que ejerce la acusación en nombre de Majarenas y su hija, hicieron esta petición durante la vistilla que tuvo lugar ayer en la Sección Primera de la Audiencia de Valencia para fijar la situación en la que debe permanecer el acusado hasta que tenga lugar la vista oral.

El procesado se encuentra en libertad vigilada desde el 15 de febrero, cuando fue excarcelado por decisión del Juzgado de Instrucción 2 de Picassent, al haber cumplido dos años de prisión provisional en espera de juicio que fija como máximo la legislación.

Dicho juzgado estableció entonces una serie de medidas cautelares para este hombre, entre ellas, la prohibición de acercarse o permanecer en el País Vasco, dado que las perjudicadas residen en San Sebastián, y la obligación de llevar una pulsera telemática que emite una alerta si se acerca a menos de 500 metros de ellas.

A pesar de ello, en la vista, tanto el Ministerio Público como la acusación particular solicitaron el reingreso en prisión del acusado ya que, según Aiert Larrarte, en el caso existe un elevado riesgo de fuga, puesto que el procesado es de origen extranjero y no tiene arraigo alguno en nuestro país, circunstancia a la que se suma la elevada petición de pena, en total 30 años de prisión, a la que se enfrenta. Larrarte puso de manifiesto, además, la situación de «revictimización» a la que están sometidas Sara Majarenas e Izar por el miedo que padecen al saber que el agresor de la niña está en libertad.