Piden diez años de cárcel por una paliza a su mujer

El fiscal reclama condena para un hombre ya denunciado por amenazas y agresiones previas y que se saltó una orden de alejamiento

I. GÓMEZ

valencia. La mañana del 23 de octubre de 2017 Vicenta S. recibió presuntamente una paliza por parte de su entonces pareja, Agustín R., en la que le sacó una de las cuencas de los ojos. Fue en Benimàmet y la mujer permaneció en coma durante 16 días. Su hijo de cuatro años presenció los hechos y fue agarrado del cuello por parte del agresor.

Según la versión de la Fiscalía, propinó a su compañera un sinfín de golpes mientras ella se encontraba en la terraza de su casa tendiendo la ropa, hasta el punto de que el hijo menor de la víctima intentó interceder para que depusiera su actitud violenta. El niño avisó corriendo a los padres del acusado, que estaban en el piso de abajo, al grito de: «¡Está matando a mi madre, está matando a mi madre!».

Durante el tiempo que duró la relación, según el Ministerio Público, el hombre insultaba y amenazaba de muerte tanto a su compañera sentimental como a la familia de ésta. En una ocasión, presuntamente le dio una paliza porque no quedaba cerveza en casa.

El Ministerio Público reclama para el procesado penas que suman diez años y cinco meses de cárcel por un delito de lesiones, otro de amenazas, un delito de quebrantamiento de medida cautelar y un delito de homicidio en grado de tentativa. La Fiscalía considera los hechos asesinato en grado de tentativa.

Durante el juicio, celebrado ayer, Agustín aseguró no recordar lo sucedido: «Me fumé muchos porros esa mañana y también bebí», declaró en su defensa. El acusado dijo estar «arrepentido» por las lesiones causadas a la víctima. Un agente de la Policía Nacional testificó que, una vez en el «dantesco» escenario, Agustín, «absolutamente fuera de sus cabales», espetó: «Por fin he matado a Lucifer».